Overblog
Seguir este blog
Administration Create my blog
5 marzo 2016 6 05 /03 /marzo /2016 20:03

La Ermita del Paseo Nuevo

de

San Sebastián

El Hundimiento

del

"Baleares"

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES
LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

CONTEXTO Y TRAGEDIA EN EL PAÍS VASCO

 

 

                        En el año 1938, la sangrienta Guerra Civil, comienza a decantarse a favor de las tropas sublevadas contra la legítima República, que enredada en mil disputas internas, no logra hacer frente al disciplinado ejército acaudillado por Franco.

 

                        En el mar la situación es similar a la de tierra, a pesar de tener los republicanos el control de la mayor parte de la flota española. Pero hay dos unidades navales que destacan por su modernidad, potencia, efectividad, los cruceros "Baleares" y "Canarias".

 

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        En la imágen superior, el "Baleares" alcanzado es fotografiado desde un aparato republicano. Y la segunda, muestra el momento de su hundimiento, ya con la popa levantada, fotografiada por el marinero Monks desde uno de los destructores británicos que acudieron al rescate. En la más pequeña se pueden ver marinos intentando salvarse en la cubierta.

 

                        Este hundimiento se produjo en la llamada Batalla de Cabo de Palos, cuando esta unidad, junto a su gemelo el "Canarias", y otro crucero, el "Miguel de Cervantes", escoltaban un convoy de mercantes desde Italia, y se encontraron con un grupo de buques de guerra republicanos.

 

                        Se cree que el torpedo que alcanzó al "Baleares" fue lanzado desde el destructor "Lepanto". El navío empezó a hundirse de proa, siendo abandonado por la tripulación, socorrida por dos destructores británicos, el H.M.S. "Boreas" y el H.M.S. "Kempenfelt", quienes sufrieron un ataque aéreo mientras intentaban salvar el mayor número de vidas.

 

                        La tragedia fue gigantesca (1).

 

                                    Rescatados                             441

                                    Desaparecidos                        761

                                    Muertos en Hospitales              4

 

                        Hay que tener en cuenta que en esta acción, la Armada Española tuvo más bajas que en toda la famosa batalla de Santiago de Cuba de 1898, en la que se perdió toda una escuadra.

 

                        Las principales características de este crucero eran:

                                    Astillero                                 Ferrol

                                    Tipo                                        Crucero pesado clase Canarias

                                    Botadura                                20 Abril 1932

                                    Alistamiento                          28 Diciembre 1936

                                    Eslora                                     193.90 metros

                                    Manga                                      19.52 metros

                                    Armamento                           8 cañones de 203 mm.

                                                                                   8 cañones de 120 mm.

                                                                                   12 tubos lanza torpedos

                                    Velocidad máx.                      33 nudos

 

                        Actualmente descansa, junto a los restos de sus tripulantes a 2.515 metros de profundidad.

 

                        Para los pueblos y ciudades del País Vasco fue una dura noticia enterarse de la pérdida del buque. Una importante parte de su numerosa dotación estaba compuesta por vascos, principalmente de Ondárroa y Fuenterrabía (actualmente Hondarribia), con más de medio centenar de vecinos de cada una de estas localidades, sirviendo en el crucero. Los tripulantes ondarreses desaparecidos fueron nada menos que 28. Los naturales de las ciudades y pueblecitos costeros guipuzcoanos fueron:

 

 

 

                        La relación de desaparecidos y/o muertos guipuzcoanos en el Baleares es:

 

                                    Hondarribia                           16 desaparecidos

                                    Pasajes                                     4 desaparecidos

                                    San Sebastián                           6 desaparecidos

                                                                                     1 muerto

                                    Orio                                          2 desaparecidos

                                    Deba                                         2 desaparecidos

                                    Zumaya                                    4 desaparecidos

LA TRAGEDIA EN LA PRENSA

DE SAN SEBASTIÁN

                        Al Ministerio de Prensa y Propaganda del bando nacional se le presentó un gran problema. ¿Cómo informar de esta gran catástrofe?. ¿Cómo lograr que no parezca una victoria de los "rojos"?

La primera mención aparecida en la prensa diaria donostiarra, la encontramos el día 11 de Marzo, y la forma en que es publicada es similar en los tres principales rotativos de la capital guipuzcoana, "El Diario Vasco", "La Voz de España", y "Unidad". Tomaremos como ejemplo el primero de estos rotativos.

 

                        La noticia es recogida en portada, pero a pesar de su importancia militar, y sobre todo humana en la zona de difusión del periódico, no ocupa la parte principal y encabezamiento del número. Esta característica es similar en el resto de diarios.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        Dice así:

 

              La pérdida del "Baleares"   

              Un gran ejemplo de heroísmo de nuestra Marina de guerra.        

              Nota del Cuartel General del Generalísimo adicional al parte del día 6 de marzo de 1938 II Año Triunfal.        

 

              En el mar hemos perdido el crucero "Baleares" en un encuentro nocturno, en que un disparo afortunado de destructor enemigo le alcanzó con un torpedo en uno de sus órganos vitales.

 

              Este hecho desafortunado, que constituye un azar de la guerra y que sepultó en la mar uno de nuestros barcos en medio de su camino de gloria, es un nuevo y heroico tributo de la Marina a la causa sagrada de España.

 

              La suerte no permitió a este puñado de héroes -supervivientes de la criminal matanza roja- que con el barco sucumbieron dar aires a su misión de terminar la obra de levantar una potente Marina sobre los restos de la destruida por la barbarie comunista.

 

              Rinda España y el mundo testimonio de admiración a estos marinos españoles, víctimas principal de la criminalidad moscovita, que, contra todos los vientos y superando los más adversos azares, supieron crear una fuerza que, sigue firme en el camino de glorias dando a su Patria y a la defensa de la Civilización cristiana lo más selecto de sus jefes y oficiales y lo más bravo de su juventud.

 

              Ejemplo de heroísmo es para el mundo y sus marinas de guerra el de esta española que, a los peligros y azares que la guerra en la mar encierra, suma desde hace más de un año ese otro tan grave que a las operaciones da el egoísta e injusto no reconocimiento de su beligerancia.

 

              A duros golpes se forja la nueva España que el Destina afirma en su temple y en su pureza con estos inevitables azares que son nuevo timbre de nuestra ejecutoria Nacional y que nada representa en el camino firme y decidido de la victoria.

 

              Marinos del crucero "Baleares" ¡¡Presentes!!!

 

***

 

              El encuentro duró contados minutos huyendo los destructores rojos amparados en su velocidad y en las sombras de la noche. Dos torpederos ingleses acudieron al lugar del suceso auxiliando a la tripulación, de la que se salvaron 350 marineros. Con el barco se hundieron todos sus jefes, la casi totalidad de sus oficiales y el resto de la tripulación. La conducta de toda la tripulación ha sido heroica superando todo cuanto pueda relatarse.

              La aviación roja bombardeó durante el salvamento a los torpederos ingleses.

 

***

 

              NOTA DEL SERVICIO NACIONAL DE PRENSA

 

              En el mes de septiembre de 1936, nuestro destructor "Velasco" hundía en aguas del Cantábrico al "B-6". Todo el mundo ha visto reproducida aquella fotografía en que aparece el destructor nacional salvando a los náufragos del submarino.

 

              Hubo marineros de nuestro barco que incluso arriesgaron su vida lanzándose a un mar embravecido para salvar a los que luchaban exhaustos con las olas.

 

              Esta conducta generosa y humana contrasta con la bárbara y sin precedentes en la Historia de la guerra de bombardear a unos barcos que acuden en socorro del que fue hundido.

 

              Testigos de mayor excepción son estos barcos ingleses que han sufrido la metralla roja por el delito de acudir en socorro de unos náufragos.

 

              Ya el mundo tiene una prueba más de la diferencia que nos separa de los comunistas de la zona roja.

 

              Y a Inglaterra sobre todo "a quien agradecemos ese tributo de sangre con que pagó su servicio a nuestros náufragos" podrá juzgar de la diferencia que va de un marino de España a un mercenario cualquiera, enrolado por unas monedas para hacer el curso en la España roja.

 

                        Términos como "disparo afortunado", "azar de la guerra", etc, para suavizar el desastre y los posibles errores de mando en la acción, y "amparados en la oscuridad de la noche", y la mención del bombardeo posterior al torpedeamiento, para que el lector califique en su subconsciente al "enemigo" de bárbaro y despiadado, máxime al compararlo con el rescate que efectuó una unidad naval nacional con los supervivientes del submarino republicano B-6. Se juega a los buenos buenísimos y los malos malísimos en la propaganda del incipiente régimen. Lo cierto es que ese bombardeo efectuado por los aviones gubernamentales buscaba la definitiva neutralización de la unidad rebelde, no el aniquilamiento impío de sus ahora indefensos tripulantes.

 

                        De manera análoga, encontraremos en todos las menciones posteriores a este hundimiento, de manera continua y hasta machacona, adjetivos como heroicos, gloriosos, y continuas alusiones a la Patria y a Dios. Se intenta glorificar la memoria de estos marinos, que a la larga, no dejan de ser unas víctimas más de esta sin razón y locura en la que se vieron envueltos nuestros antepasados.

 

                        Al día siguiente, la "respuesta del Caudillo" es firme y contundente. Las armas nacionales logran averiar al crucero enemigo "Libertad" y hundir un destructor en el puerto de Cartagena. El artículo es prepotente y explícito, y termina con la contundente frase:

 

              "Las averías del "Libertad" y la pérdida de un destructor rojo son el principio de nuestra contestación, y el Caudillo sigue en el uso de la palabra".

 

                        El día 15 se publica una nota de la Comandancia de Marina de San Sebastián, dirigida a todos los familiares de los tripulantes del "Baleares", para informarles de la suerte de sus seres queridos. Y el día 17, con una esquela, es convocada toda la población para asistir al funeral oficial que se prepara en la basílica de Santa María el día 18.

                        La crónica aparecida al día siguiente en el mismo diario que estamos analizando fue la siguiente:

 

              En Santa María

 

              Con ocasión de los funerales por los heroicos tripulantes del "Baleares", San Sebastián exteriorizó su fervorosa adhesión a la gloriosa Marina de Guerra española.

 

              Con toda solemnidad se celebraron ayer en Santa María las exequias por las almas de los heroicos tripulantes del "Baleares", dispuestas por el jefe del sector Marítimo y comandante de Marina en San Sebastián.

 

              La iglesia se vio totalmente llena de fieles que, al rendir su piadoso homenaje a la santa y gloriosa memoria de los marinos caídos al servicio de la Patria, quisieron testimoniar su admiración a la ilustre Marina de guerra española.

 

              Presidió el comandante de Marina señor García Caveda y asistieron los obispos de Orihuela y de Solsona, gobernador militar, don Alfonso Velarde; teniente coronel de Estado Mayor señor Estada; gobernador civil, marqués de Razalejo; delegado de Orden Público, señor Garrigós; presidente de la Diputación, conde de las Quemadas, con varios diputados provinciales; alcalde San Sebastián, don Antonio Paguaga, y concejales del Ayuntamiento donostiarra; presidente de la Audiencia, don José Antonio de la Campa; el cónsul de Italia en San Sebastián, señor marqués de Cavaletti; el representante de Alemania; el delegado provincial de Hacienda, señor Lozano; el secretario provincial de Falange Española Tradicionalista y de las JONS en funcionesde jefe, Manuel Favila; el delegado provincial sindical de FET y de las JONS de Guipúzcoa, don Juan Francisco Puerta; el comisario de la policía, don Emilio de la Calle; el jefe de la Prisión provincial, señor Navas; el señor Sampelayo en representación de la subdelegación del estado para Prensa y Propaganda en Guipúzcoa; representaciones de todas las entidades de la ciudad y muchas y distinguidas personalidades.

 

              En el altar y ante el túmulo montaban la guardia fuerzas de la Armada.

              Ofició el párroco de Santa María señor Garayalde, y el orfeón donostiarra cantó la misa Perossi. Al alzar se ejecutó al órgano el Himno Nacional.

 

              Luego el prelado de Orihuela entonó un responso, cantando el Orfeón el "Libérame" del maestro Urteaga.

 

              Ocupó la sagrada cátedra el capellán de Marina de guerra, don Vicente Vela, que, en emocionada oración, cantó las glorias de la Marina española y dedicó un fervoroso recuerdo a los heroicos marinos del "Baleares".

 

              Al terminar la solemne ceremonia religiosa y salir las fuerzas de la Armada, fueron aclamadas frenéticamente por la muchedumbre que se apiñaba en el atrio y en las calles. Era impresionante el ¡Presente! Rotundo con que se contestaba al grito de "Héroes del crucero "Baleares"". Se aclamó al Ejército, a la Marina, a España y a Franco con vítores incesantes y se ovacionó al comandante de Marina señor García Cavada y demás autoridades.

 

                        El primer artículo periodístico en el que se narra correctamente a modo de crónica, cómo sucedieron los acontecimientos del combate naval aparecerá este mismo día 19.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        La prensa, no toda, publica algunas esquelas de los desaparecidos y/o muertos en el "Baleares" durante los días siguientes.

 

                        El día 25 de este mismo mes de Marzo, en otra nota se informa a los familiares que designen a alguna persona o familiar, para cobrar las pagas de los marinos desaparecidos.

 

                        Este 25 también se convoca otro funeral oficial, esta vez en la población de Hondarribia, entonces  llamada Fuenterrabía, que como ya he indicado perdió a 16 de sus jóvenes en el naufragio del crucero.

 

                        El día 31 de Marzo se produce un hecho importante para la construcción de la futura ermita en el Paseo Nuevo donostiarra, entonces Paseo de José Antonio Primo de Rivera.

LA PRIMERA LÁPIDA DEL PASEO NUEVO

                        Un artículo publicado en "La Voz de España", logra que las autoridades municipales, provinciales y de la Armada se involucren en un nuevo proyecto. Este comentario, escrito desde el frente de Aragón, y firmado por Tebib Arrumi (2), tocó la fibra de las instituciones del momento, ya que en él, se hacía mención al sufrimiento y la heroicidad de las madres de todos los desaparecidos en el "Baleares".

 

                        El artículo, titulado "El orgullo de las madres españolas.  Ofrenda a los caídos en el mar.", es bastante largo, pero puedo entresacar como ejemplo una parte del párrafo final.

 

              (...)

              ¡Guipúzcoa ha rendido largo tributo en el alto honor del "Baleares"! Todos ellos fueron voluntarios al hermoso barco y todos ellos en él perecieron gritando ¡Viva España!... Que menos que nosotros les dediquemos el recuerdo honroso de ensalzar pública clamorosamente, a las que los trajeron al mundo, y se enorgullecen de haberlos perdido en el servicio a la Patria. (...)

 

                        Al día siguiente, 1 de Marzo, se publica que la Diputación de Guipúzcoa haciéndose eco de lo expuesto, se siente en la obligación de acceder a los deseos del cronista, por lo que organizará un acto de homenaje en honor de las heroicas madres y de los desaparecidos en el crucero, del que se irán facilitando los detalles.

 

                        Todo se prepara con gran rapidez. La movilización es general, en una semana tiene que estar todo listo para homenajear a los héroes. El viernes, 8 de Marzo, el Diario Vasco publica un artículo patriótico en el que se alaba a los pescadores guipuzcoanos y vizcaínos, que abandonaron sus anodinas labores para salvar este mar de las " manos ensangrentadas de la canalla roja". Este es el día de los honores. Este es el día de la inauguración del monumento.

 

                        Se ha dividido el mismo en dos partes diferenciadas. La primera y principal es una lápida de mármol con los nombres de los 35 marinos guipuzcoanos muertos y/o desaparecidos. Frente a ella se levanta un altar situado en lo alto de la proa de un galeón, que mira al mar. Esta segunda parte es más un decorado, para solemnizar el acto. Habría que englobarlo más bien dentro de esa "arquitectura efímera" y propagandística, a la que se estaban acostumbrando, por su prolija utilización, los donostiarras.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        En la fotografía superior (3), vemos la proa del galeón con el altar, situado en la esquina final del actual Paseo Nuevo de San Sebastián, coronado por una cruz. A sus dos costados se levantan dos mástiles engalanados con banderas, y seguidamente dos tribunas, la de la izquierda de la foto para las autoridades, y la de la derecha para los familiares de los desaparecidos.

 

                        Esta conjunto de lápida y proa de un galeón fue realizado por el arquitecto municipal de San Sebastián, Don Ramón Cortazar (4).

 

                        En esta fotografía vemos con más detalle la proa de la carabela rematada con un fanal, la sencilla cruz y el altar, sobre el que se sitúa una imagen de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, rodeada de adornos florales. A ambos lados de este túmulo, se abrían unas escaleras que daban acceso a su plataforma superior.

                        Frente a él, en la ladera del monte Urgull, bajo la batería de Santa Clara, se erigió una lápida de mármol con los nombres de los desaparecidos y/o muertos.

 

                        En ella se encontraban grabados los nombres de los marinos homenajeados, pero seguramente, como consecuencia de las prisas en su ejecución, contenía numerosos errores.

 

                        El primero de ellos es que los marineros guipuzcoanos son 35, y si contamos los que del listado vemos que falta uno (5). También hay errores en sus nombres y apellidos, que destacaré en rojo en este listado (6):

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES
LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

FRANCISCO AIZPURU URRESTILLA

AGUSTÍN ALBERDI ARAMBARRI

FRANCISCO ALCAIN BERRA

JOSÉ MARÍA AMOEDO MAYORA

JESÚS ARAMBARRI PLAZA

JAVIER MARÍA ARIZMENDI AMIEL

IGNACIO ARRATIBEL ALLAUNDEGUI

RICARDO ARRILLAGA BONAZATEGUI

JOSÉ ARRIZABALA ESNAOLA

JOAQUÍN BERRA EXPÓSITO

MARCELINO DUINAT LABANDIBAR

LUIS FELIPE GARCÍA-SANCHIZ FERRAGUT

CARLOS GARICANO ARRILLAGA

DAMIAN GONZÁLEZ AGUILEGOR

FRANCISCO IMAZ ARRUABARRENA

IGNACIO IRIDOY AGUIRRE

TOMÁS LAGUNAS ECHEZARRETA

FRANCISCO LASSALLE             

JULIÁN MICHELENA TOLOSA

GREGORIO OLASCOAGA OLASCOAGA

JOSÉ ORTIZ-ECHAGUE RUBIO

MARIANO ORTIZ-ECHAGUE RUBIO

JOSÉ MARÍA OSA AZPIAZU

JERÓNIMO PORTUGAL ARAMBURU

SINFORIANO QUEREJETA ZOZAYA

AUGUSTO RONDO SISTIAGA

MANUEL SAEZ DE PARAYUELO

BERNARDO SORONDO LAZCANOTEGUI

LUIS FELIPE SUSPERREGUI AMPARAN

AMBROSIO URANGA IRIGOYEN

FRANCISCO URRESTARAZU IRIGOYEN

JULIAN VIRTO CUCULLO

JUAN ZABALA SALABERRÍA

FLORENCIO ZOZAYA SAGARZAZU

 

                        Me figuro el disgusto de las familias al ver el nombre de su hijo, hermano o nieto mal escrito en la lápida destinada a perpetuar su memoria.

 

                        En la parte superior de la lápida, tallada en piedra arenisca se podía leer:

                        La Diputación de Guipúzcoa a los heroicos voluntarios guipuzcoanos muertos por Dios y por España en el hundimiento del crucero Baleares. 1938.

 

                        La ceremonia de inauguración de la lápida comenzó aproximadamente a las 11'30 minutos de la mañana, una vez llegadas todas la autoridades. De entre ellas destacaba una delegación del partido fascista italiano, que estaba efectuando una gira por toda la España "liberada", y acababa de llegar desde el frente de Aragón.

 

                        La ceremonia religiosa con la que comenzó el acto fue oficiada por el obispo de Orihuela, señor Irastorza. Una vez finalizada se interpretó el Himno de España.

            Seguidamente tomaron la palabra por este orden, el presidente de la Diputación, señor conde de Las Quemadas, y el comandante de Marina de San Sebastián, señor García Caveda. El presidente de la Diputación agradeció a todos su presencia, y disculpó al autor del artículo periodístico que inició todo, por no haber podido asistir al acto. También disculpó al brillante orador o charlista, como se le denominaba entonces, García Sanchiz, con cuyo verbo contaban, pero que tampoco había podido asistir.

 

            Se da la paradoja que este orador es el padre de uno de los desaparecidos, Luis Felipe García Sanchiz Ferragut, quien a pesar de ser de origen valenciano y no donostiarra, fue incluido en la lápida como tal, por la admiración que se tenía en la ciudad hacia su padre.

 

                        Tras terminar su discurso de dan tres vivas a España y se corre el telón que cubría el monumento.

                        Inmediatamente después tomó la palabra el señor García Caveda, comandante de Marina de San Sebastián, quien agradeció el gesto de la Diputación para con los marinos dl "Baleares". También señala que es su intención, y por tanto la de la Comandancia, celebrar todos los aniversarios una misa de recuerdo delante de la lápida. Para finalizar su breve discurso, lanzó vivas a España, a Franco, a los ejércitos de Tierra, Aire y Mar, y un "Presentes" a los marineros desaparecidos, todos coreados de manera unánime por los presentes.

 

                        Terminada esta parte de la ceremonia, la delegación del partido fascista italiano, encabezada por el Barón de Basile, procedió a depositar una corona de flores ante los nombres, mientras se producen espontáneos gritos de Viva Italia y Viva el Duce, acompañando a los sones del Himno Italiano.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        En ese momento un torpedero de la Marina, al que se había amarrado una barcaza a bordo de la cual se encontraban los clérigos de la parroquia de Santa María, zarpó desde la bahía de La Concha, escoltado por numerosas embarcaciones de pesca. Al llegar a sitio predeterminado se arrojó una corona de flores al mar y se rezó un responso. Tras este emotivo momento, se tocó nuevamente el Himno Nacional, a la vez que todas las embarcaciones hacían sonar sus sirenas, y desde la batería del castillo se efectuaban las salvas de ordenanza.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES
LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                            Empezó un desfile formado con fuerzas pertenecientes a la guarnición de la plaza y a la Milicia Nacional, que pasó entre muestras de admiración de los presentes ante las dos tribunas y el altar, frente al cual se había colocado a un grupo de heridos y mutilados junto a sus enfermeras.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

            Con todo el mundo brazo en alto, el colofón final fueron las marchas de Oriamendi y el Cara al Sol, con numerosas muestras de afecto demostradas por los gritos y vivas de la multitud. Todas estas piezas musicales fueron interpretadas por el admirado Orfeón Donostiarra.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        Pero para finalizar la narración de este acto, yo me quedaría con una sola fotografía, la más dura y cruda de todas, la que mejor expresa el resultado de una locura. Viendo los rostros, sus expresiones, sus miradas, sobran las palabras...

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        Pero si nos ceñimos a la historia de nuestra ermita de la Virgen del Carmen, más conocida como del Paseo Nuevo, vemos que ya se ha plantado la primera piedra, a modo de lápida, para su futura construcción.

1939. EL AÑO DEL OLVIDO

                        Es curioso revisar las hemerotecas de este año, y comprobar que no hay apenas menciones al crucero "Baleares".

 

                        Nada se encuentra el 6 de Marzo, primer aniversario de su hundimiento, y solamente aparece mencionado una vez en prensa con motivo de la donación efectuada por el padre de Luis Felipe Sanchiz Ferragut de los beneficios recaudados por su libro a la fundación que lleva el nombre de su hijo.

 

                      En la festividad del día de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, se realiza una ofrenda de dos coronas en el mar, por la gloria de los marineros muertos, a título general. En la crónica de este acto, se menciona al "Baleares" únicamente al nombrar el lugar donde son arrojadas las coronas, que se sitúa justo enfrente al monumento a sus marinos guipuzcoanos desaparecidos. Estas coronas tenían las siguientes dedicatorias:

 

"Los señores de Salazar a la Patrona de la invicta Marina Española"

"A los caídos de la Marina, sus compañeros".

 

                        En la celebración del siguiente día 18 de Julio, aniversario del Alzamiento, ya conseguida la victoria y terminada la Guerra Civil, asisten a los actos programados la mujer del Generalísimo Franco y su hija Carmen. Estos consistirán en un homenaje a los marineros y pescadores veteranos, a los que se les regala una libreta con una pensión vitalicia, un jersey donado por la Caja de Ahorros Provincial, y una boina, cedida por la fábrica Elósegui, de Tolosa.

 

                        Este acto, con su misa, altar preparado, y demás parafernalia, es celebrado en la terraza del Club Náutico de San Sebastián. No hay ninguna referencia al mausoleo del "Baleares".

1940. YA SE HA CORREGIDO LA LÁPIDA

                        El 6 de Marzo, segundo aniversario, aparece una pequeña nota de prensa en todos los rotativos, en la que se ordena que en todas las comandancias de Marina donde existan capillas, se efectúen solemnes responsos por el alma de los muertos en el "Baleares".

 

                        El 16 de Julio, festividad de la Virgen del Carmen, se inician los actos con una misa a las 11 de la mañana en la basílica de Santa María. En el altar mayor montaban guardia soldados de Marina.

 

                        Desde este templo se desplazaron las autoridades hasta el Club Náutico, donde se celebraría el tradicional homenaje a la vejez, regalando a los viejos marinos un jersey, una boina, y la libreta de pensiones vitalicia.

 

                        Durante este acto, el párroco de Santa María se trasladó en una gasolinera hasta alta mar, donde se rezó un responso por los marineros del "Baleares". Tras el rezó fue lanzada al mar una corona de flores con un lazo con los colores nacionales. Rodeando esta embarcación fueron todos los pequeños vaporcitos de la bahía, quienes hicieron sonar al unísono sus sirenas en el momento de la ofrenda floraL.

                         Tras estos actos, se reunieron las autoridades con los pescadores homenajeados en una popular sociedad gastronómica. Allí se obsequió al Comandante García Caveda con un presente, en reconocimiento por su entrega a para con las gentes de mar de nuestra ciudad, felicitándolo por su ascenso a contra almirante.

                        En esta otra fotografía vemos a uno de nuestros viejos arrantzales depositando una corona en la nueva y corregida lápida. También se ha colocado ya la inscripción al pie de la misma, que dice:                     

 

Esta lápida fue descubierta el día 8 de abril de 1938 II Año Triunfal

por el Excmo. Señor presidente de la Corporación

D. Joaquín Patiño y de Mesa conde de Las Quemadas

 

                        El resto de la ermita parece que sigue sin construirse, ya que no se aprecia la existencia de la escalinata que rodearía posteriormente a la lápida, cerrando el espacio hacia la bahía.

1941.

                       

                            El 16 de Julio de este año se inaugura oficialmente la ermita en honor de los marineros muertos en el "Baleares", construida por iniciativa del comandante de Marina Javier García Caveda. Hay una novedad, al incorporarse al monumento el recuerdo a los más ilustres marinos guipuzcoanos.    

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        Describamos el conjunto.

LA ERMITA EN HONOR DE LOS MUERTOS EN EL BALEARES

                        La parte correspondiente a la lápida sigue similar a la primera que se colocó en 1938, pero con los errores en los nombres subsanados. Aparecen los 35 guipuzcoanos muertos en el hundimiento del crucero. También se puede apreciar que se ha añadido una cruz a la parte superior de la lápida.

 

                        Esta se encuentra sobre una base de arenisca con la inscripción anteriormente mencionada, y coronada por otra inscripción, también de piedra arenisca, que como ya he indicado hace referencia a la labor de la Diputación de Guipúzcoa en la construcción de este memorial.

 

                        Los marineros que tienen sus nombres grabados son:

FRANCISCO AIZPURU URRESTILLA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

AGUSTÍN ALBERDI ARAMBURU (FOTO)

                Natural de:                          Motrico.

                Edad:

                Graduación y cargo:           Marinero fogonero.

FRANCISCO ALCAIN BERRA

                Natural de:                          Hondarribia (Fuenterrabía).

                Edad:

                Graduación y cargo:           Marinero de 1ª

 

JOSÉ MARÍA AMOEDO MAYORA

                Natural de:                          San Sebastián.

                                                            Vivía en la Alameda nº 25 - 3º.

                Edad:                                   18 años.

                Graduación y cargo:            Marinero Voluntario.

JESÚS ARAMBARRI PLAZA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

 

JAVIER MARÍA ARIZMENDI AMIEL (FOTO)

              Natural de:                           San Sebastián.

              Edad:

              Graduación y cargo:             Marinero.

              Nota:                                     Se trata del único no desaparecido, al haber sido rescatado por los buques ingleses, a pesar de tener graves heridas. Falleció en el Hospital de Palma de Mallorca a consecuencia de estas a las 0'30 horas del día 16 de Marzo.

IGNACIO ARRATIBEL IRAUNDEGUI

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

RICARDO ARRILLAGA BONASATEGUI

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero de 2ª.

 

JOSÉ MARÍA ARRIZABALA ESNAOLA

                Natural de:                        Motrico.

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

 

 

JOSÉ JOAQUÍN BERRA SAN SEBASTIÁN

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

MARCELINO DUINAT LABANDIBAR

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

LUIS FELIPE GARCÍA-SANCHIZ FERRAGUT

                Natural de:                          Valencia.

                Edad:                                  18 años.

                Graduación y cargo:            Marinero Voluntario.

                Nota:                                    Voluntario requeté. Hijo del orador García-Sanchiz.

                                                             Único no Guipuzcoano de la lápida.

CARLOS GARICANO ARRILLAGA (FOTO)

                Natural de:                          San Sebastián.

                                                            Vivía en la calle Garibay nº 15.

                Edad:                                   20 años.

                Graduación y cargo:            Marinero de 1ª.

                Nota:                                    Requeté voluntario.

DANIEL GONZÁLEZ EGUILEGOR

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

FRANCISCO IMAZ ARRAUBARRENA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

IGNACIO IRIDOY AGUIRRE

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero aprendiz de fogonero.

 

TOMÁS LAGUNAS ECHEZARRETA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero de 1ª.

 

FRANCISCO LASSALLE     

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:

 

JUAN JULIÁN MICHELENA TOLOSA

                Natural de:                        Hondarribia (Fuenterrabía).

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

                Nota:                                Reciben los padres la pensión por la pérdida de su hijo, al

                                                           encontrarse en estado de pobreza.

 

FÉLIX OLASCOAGA OLASCOAGA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

JOSÉ ORTIZ-ECHAGUE RUBIO

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

MARIANO ORTIZ-ECHAGUE RUBIO

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Preferente.

 

JOSÉ MARÍA OSA AIZPURUA

                Natural de:                        Motrico.

                Edad:

                Graduación y cargo:         Cabo de Infantería de Marina.

                Nota:                                 Huérfano de padre.

                                                          Se le concedió una pensión de 1432 ptas. anuales a su

                                                           madre, Ana Aizpuru Echave, por estar en situación de

                                                            pobreza.

 

JERÓNIMO PORTUGAL ARAMBURU

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Preferente.

 

SINFORIANO QUEREJETA ZOZAYA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Preferente.

 

AUGUSTO ROUCO SISTIAGA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

MANUEL SAEZ DE PARAYUELO Y CÁMARA (FOTO)

                Natural de:                          San Sebastián.

                                                            Vivía en la calle San Martín nº 9.

                Edad:                                   29 años.

                Graduación y cargo:            Marinero Voluntario.

                Nota:                                    Recién casado con Doña María Guruceta.

                                                            Sin hijos.

BERNARDO SORONDO LAZCANOTEGUI

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

LUIS FELIPE SUSPERREGUI EMPARAN

                Natural de:                                         

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

AMBROSIO FRANCISCO URANGA IRIGOYEN

                Natural de:                        Orio.

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

FRANCISCO URRESTARAZU IRIDOY

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero Voluntario.

 

JULIAN VIRTO CUCULLO

                Natural de:                        Hondarribia (Fuenterrabía).

                Edad:                                21 años (22 de Noviembre de 1916)

                Graduación y cargo:         Marinero Fogonero.

 

JUAN ZABALA SALAVERRÍA

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero de 1ª.

 

FLORENCIO ZOZAYA SAGARZAZU

                Natural de:

                Edad:

                Graduación y cargo:         Marinero de 1ª.

 

                        El resto de inscripciones se distribuyen de la siguiente manera:

                        En el friso superior de la lápida con el listado de víctimas:

 

La Diputación de Guipúzcoa

a los heroicos voluntarios guipuzcoanos  muertos

por Dios y por España en el hundimiento del crucero Baleares

1938

                        En el interior de la ermita existían dos:

 

                                   1ª En el arco de la puerta:

 

Ave Stella Maris*

*Posterior a la inauguración de la ermita en 1941.

 

                                   2ª En el interior, traspasada la reja:

 

Por España

Gloria a la Marina

Española

                        En el lateral Este de la plazoleta delantera:

 

16 de Julio 1941

A iniciativa del Excmo. Sr. D. Luis García Caveda

Comandante de Marina de Guipúzcoa fue erigida esta

ermita y completada la lápida en recuerdo

del hundimiento del crucero Baleares

patrocinando y contribuyendo a la construcción

la Excma. Diputación de Guipúzcoa presidida por

D. Elías Querejeta Insausti, el Excmo. Ayuntamiento

de San Sebastián siendo alcalde D. Antonio Pagoaga

y la Asociación Patronal de Armadores de Guipúzcoa

Por Dios y por España

Fueron héroes y sacrificaron sus vidas

Ilustres hijos de Guipúzcoa

                        Adornando la jardinera que forma la base de la lápida principal:

 

Esta lápida fue descubierta el día   de Abril de 1938 II Año Triunfal

por el Excmo. Sr. Presidente de la Corporación

D. Joaquín Patiño y Mesa Conde de las Quemadas.

                        En el monolito Este, a ambos lados de un escudo de España:

 

                               Escudo de Juan Lazcano

 

Juan Lazcano

Natural de Lazcano

Héroe de la conquista de Nápoles

¿?

siglos XV y XVI

 

                                Escudo de Blas de Lezo

 

Blas de Lezo

Nacido en Pasajes

Heroico defensor de Cartagena de Indias

1689 - 1741

                        En el monolito Oeste, a ambos lados de un escudo de San Sebastián:

 

                               Escudo de Antonio Oquendo

 

Antonio Oquendo

Nacido en San Sebastián

Almirante (...)

1577 - 1640

 

                        Escudo de Cosme Damián Churruca

 

Cosme Damián Churruca

Hijo de Motrico

Sabio y Héroe

1781 - 1805

                        Bajo la estatua de Juan Sebastián Elcano:

 

                        Escudo de Juan Sebastián Elcano

 

Juan Sebastián Elcano

Hijo de Guetaria

Primero en dar la vuelta al mundo

 

                        Delante de la estatua un escudo de Guipúzcoa.

                        Escudo en honor de Urdaneta.

                        Desconozco el texto de la inscripción.

 

                        En su interior existía una bella vidriera que reflejaba el momento del hundimiento del buque. Se encontraba en la zona más protegida del conjunto, libre del destrozo que podía causarle el viento y el agua en esa zona tan agreste de nuestra costa.

 

                        También en su interior existía una imagen de la virgen, tallada en madera de teca de Java, una madera durísima y resistente. Era obra del escultor Daniel Gutierrez, y fue donada por la casa de muebles Ayala. Se encuentra policromada, con los vestidos bañados en oro puro, y fue expuesta días antes de la inauguración en los escaparates de Nerecán.

 

                        El artista, granadino de nacimiento, pero residente en San Sebastián, tardó cinco meses en realizarla, siguiendo el estilo clásico de la imaginería andaluza.

 

                        Por otro lado, hay que señalar también que todos los ornamentos sagrados y de adorno de la ermita fueron regalados por donostiarras y simpatizantes, seguidores del proyecto.

 

                        El día 16 de Julio de 1941, fecha de la inauguración del conjunto, el periodista que firmaba como Juan de Hernani, realizó en "La Voz de España" una entrevista al Comandante de Marina de Guipúzcoa D. Javier García Caveda, en la que describió someramente los hechos que precedieron a la construcción y las características de esta. La transcribo íntegramente por su interés:

 

Hace ya tiempo propuse la idea al presidente de la Diputación , que lo era entonces el señor Eizaguirre. Nada se pudo hacer en aquella ocasión. Otro día, en Ayete, durante la visita del Generalísimo, hablé de ello en una comida al señor Querejeta, que aceptó con entusiasmo la iniciativa. Lo mismo hizo luego el señor Paguaga y todo el Ayuntamiento. Gracias a la ayuda eficaz de las dos Corporaciones, hemos podido realizar el proyecto. La idea era construir una capilla pequeña porque tampoco había espacio para otra cosa, pero que al mismo tiempo que perpetuara el recuerdo de los caídos, fuera un símbolo muy español y muy vasco.

 

                     -  Esta idea la ha interpretado muy bien el señor Cortázar. (respuesta del periodista).

 

                     Muy bien. La capilla es de estilo vasco y de piedra sin labrar. Es la que se ha extraído del mismo terreno al hacer la explanación. A los contratistas se les encargó que imitaran expresamente la manera primitiva de esos otros constructores rurales, que lo mismo son contratistas, que canteros y albañiles. El único detalle suntuoso, por decirlo así, es una vidriera artística en la que está reproducido el momento emocionante del hundimiento del "Baleares". Es copia de una fotografía auténtica que pudo obtener un fotógrafo francés en el lugar del suceso, y que yo encontré publicada en una revista francesa. La vidriera va colocada en la parte del edificio menos batida por el viento. Ya habrá visto usted también la estatua de Elcano, que es una hermosa obra del escultor murciano Antonio Palau, y junto a ella, como motivos ornamentales y simbólicos, los escudos de los almirantes vascos Oquendo, Blas de Lezo, Lazcano, Churruca y Urdaneta. En realidad Urdaneta no fue almirante. Era un fraile. Pero fue, como cosmógrafo y navegante, el alma de la conquista de Filipinas en la expedición de Legazpi.

 

                     - La construcción se ha hecho en muy poco tiempo. (Afirma el periodista).

 

                     En cincuenta días. En realidad la obra no es grande, pero teníamos prisa por inaugurarla el día de la Virgen. Sólo tiene capacidad para cincuenta o sesenta personas. Pero en casos de gran concurrencia, como lo será mañana, se puede decir la misa en el atrio para ser oída desde la explanada. (...)

                        La ceremonia de inauguración comenzó a las 11 de la mañana del día 16 de Julio de 1941. En el altar de la ermita montaban guardia fuerzas de marina, y al rededor de la lápida con los nombres de los desaparecidos en el hundimiento los pescadores de Hondarribia con sus característicos remos.

 

                        Se dispararon tres cohetes, que al explotar dieron la señal para que una nube de pesqueros zarpasen al mismo punto, donde lanzaron al mar una corona de flores en memoria de los marineros del Baleares. En ese momento, bajo el estruendo de los cohetes y la banda de música tocando el Himno Nacional, se inauguró el conjunto, que fue bendecido por el coadjutor de Santa María.

 

                        Tras una misa en el lugar y una serie de discursos iniciados por el capellán castrense, y el Almirante García Caveda, quien agradeció a todas las instituciones su apoyo, y terminó invocando el nombre, una a una, de todas las víctimas guipuzcoanas, que fueron contestadas con un estruendoso ¡PRESENTE!

 

                        El acto terminó con un desfile de las fuerzas participantes.

(1)          La cifra de datos varía en pocas víctimas de unas fuentes a otras. En este trabajo expongo las barajadas en el libro El crucero "Baleares" (1936 - 1938), de Jeroni F. Fullana, Eduardo Connolly y Daniel Cota. Ediciones Lleonard Muntaner. Palma de Mallorca. 2000.

 

(2)          Su verdadero nombre era Víctor Ruiz Albéniz (1885-1954), periodista considerado en ese momento el cronista oficial del franquismo.

 

(3)          Todas las fotografías del monumento utilizadas en este trabajo pertenecen a los fondos de la fototeca de la Kutxa, y fueron tomadas por Pascual Marín.

 

(4)          Esta información sobre el autor de la proa de la carabela, aparece en el artículo de "El Diario Vasco" del 9 de Abril de 1938, en el que se narra la ceremonia.

 

(5)          Sería José Julián Michelena (No confundir con Julián Michelena Tolosa).

 

 

(6)

 

ARAMBARRI = ARAMBURU

ILLAUNDEGUI = IRAUNDEGUI

BONAZATEGUI = BONASATEGUI

JOSÉ = JOSÉ MARÍA

EXPÓSITO = SAN SEBASTIÁN

DAMIAN = DANIEL

AGUILEGOR = EGUILEGOR

ARRUABARRENA = ARRAUBARRENA

JULIÁN = JUAN JULIÁN

GREGORIO = FÉLIX

AZPIAZU = AIZPÚRUA

RONDO = ROUCO

AMPARÁN = EMPARÁN

AMBROSO = AMBROSIO FRANCISCO

IRIGOYEN = IRIDOY

SALABERRÍA = SALAVERRÍA

Y

FALTA JOSÉ JULIÁN MICHELENA

(NO CONFUNDIR CON

JULIÁN MICHELENA TOLOSA)

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA de SAN SEBASTIÁN
Comenta este artículo
16 febrero 2016 2 16 /02 /febrero /2016 10:00
UN DESCENDIENTE DE CRISTÓBAL COLÓN EN EL PUERTO DE PASAJES

       A este joven, continuador de la vida marítima de su famoso antepasado, y en ese momento alférez de navío de nuestra Armada, se le otorgó su primer mando efectivo en nuestro vecino puerto de Pasajes. No era un gran buque, ni siquiera moderno, tampoco bonito, pero era su primer mando, y a pesar de todos esos pequeños detalles, suponemos que lo asumiría con la alegría y la ilusión de cualquier oficial que ve cómo empieza su carrera en nuestros mares.

 

       Se trataba del buque de vigilancia costera V.18, también conocido como Lanzón.

 

       Las características de este guardacostas eran:

 

       Botado en 1936 en el astillero de los Hijos J. Barreras de Vigo.

       Desplazamiento 116 toneladas.

       Dimensiones 27.58 x 5.4 x 2.70 (calado 3.20)

       Velocidad 12 nudos, aunque realmente en sus últimos años sólo llegaba a 6.

       Dotación 10 hombres.

 

       Estaba tan orgulloso del mando, que accedió en 1950 a realizar una sesión fotográfica con el conocido Paco Marí. Fruto de esta, son las fotos que acompañan esta articulo.

 

       Siguió con la carrera que amaba, porque para ser marino hay que amar el mar, y tras los merecidos ascensos obtuvo el mando del buque escuela Juan Sebastián Elcano, con el que hizo una gran travesía en 1981, en celebración del V Centenario del Descubrimiento de América. En 1984 llegó a alcanzar el grado de vicealmirante, pero desgraciadamente, su carrera militar se vio trágicamente interrumpida el 6 de febrero de 1986, cuando fue cobardemente asesinado junto a su chofer por un comando de ETA.

 

       Se llamaba Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto.

 

      José María Leclercq Sáiz

      Fotografías pertenecientes a los fondos de la fototeca de la Kutxa. Fondo Paco Marí.

UN DESCENDIENTE DE CRISTÓBAL COLÓN EN EL PUERTO DE PASAJES
UN DESCENDIENTE DE CRISTÓBAL COLÓN EN EL PUERTO DE PASAJES
UN DESCENDIENTE DE CRISTÓBAL COLÓN EN EL PUERTO DE PASAJES
Published by comedurasdetarro - en CURIOSIDADES
Comenta este artículo
15 febrero 2016 1 15 /02 /febrero /2016 13:48
EL MAYOR SECUESTRO DE DONOSTIARRAS, O COMO VIAJAR GRATIS A PARIS

       El 12 de Agosto de 1887, nuestra ciudad era cortesmente visitada por una imponente máquina de guerra. Se trataba del flamante y poderoso acorazado francés L'Ocèan, de más de 7000 toneladas, que había recibido orden del Presidente de la vecina República, de cumplimentar y rendir honores a la reina regente, de veraneo en nuestra ciudad.

 

       El buque fondeó frente al monte Urgull, a una milla y media de la costa aproximadamente, tras cumplir con el acostumbrado ritual de saludo a la plaza con las 21 salvas de cañón. Fue en este momento cuando la visita empezó a torcerse. Incomprensiblemente, la respuesta de las baterías del castillo se hizo esperar más de cinco horas.

 

      Pelillos a la mar, pensaría el orgulloso comandante de la nave Mr. Fleuriais, quien tras enviar su tarjeta de visita a todas las autoridades civiles y militares, saludó en persona a la reina regente a la llegada de esta a la estación del Norte, y posteriormente en el mismo palacio de Ayete. El de Miramar aún no se había construido.

 

       Lo lógico es que las autoridades devuelvan la visita por cortesía, que no por obligación, al no ser San Sebastián, en ese momento, una plaza catalogada como de guerra, por lo que el comandante francés esperó pacientemente a bordo la aparición de alguna autoridad, ya sea municipal, política y/o militar. Pero para su desesperación, sólo tenía a su alrededor una marabunta de botes a remo y veleritos de todo tipo llenos de curiosos, que eran cortesmente invitados a subir a bordo, y una vez en cubierta convenientemente agasajados.

 

       Algunos de esos botes chocaron incluso contra el oscuro casco del acorazado, teniendo que  ser  rescatados una señora y un caballero de las frías aguas del mar Cantábrico. Al estar fondeado en mar abierto como consecuencia de su gran tonelaje, el oleaje era más fuerte que el que se puede encontrar dentro de la Bahía de La Concha.

 

       La ciudad se encontraba inmersa en su semana más importante de fiestas, con las grandes corridas de toros, particularmente la del día 15, que ese año trajo a nuestras calles casi 10.000 súbditos del otro lado del Bidasoa. Los paseos se encontraban abarrotados de paseantes, los cafés con un lleno hasta la bandera. Qué mejor plan que alquilar un bote con remero incluido, y visitar, curiosos, esa enorme mole de hierro y acero. Un plan diferente y atractivo debieron pensar los integrantes de la cuadrilla de Pedro Baztán, que ni cortos ni perezosos se fueron acercando a fuerza de remo, tolete y estrobo al oscuro navío.

 

       Una vez en su cubierta, es fácil adivinar que sus ojos no diesen abasto para captar todo lo nuevo que ante ellos discurría. Desde la cubierta del acorazado seguramente vieron cómo se hacían señales con un potente proyector hacia la costa en repetidas ocasiones. Seguramente escucharon alguna frase malsonante en el idioma de los galos, que es posible no entendieran. Y así una larga serie de detalles, que para una persona ajena a los quehaceres y costumbres de las armadas, pudieron parecer rutinarias y curiosas.

 

       Lo que seguramente más les chocó fue el ver cómo se retiraba la escalinata de acceso al buque, por la que hacía poco más de una hora habían subido, y que el ancla fuese ruidosamente izada desde los reinos de Neptuno. Me figuro que se preguntarían también el por qué se disparó un potente cañonazo de aviso a la plaza, y cómo es que la chimenea comenzó a sacar más y más humo negro, al mismo tiempo que las máquinas, inesperadamente revolucionadas, comenzaron a desplazar al inmenso buque.

 

       Las protestas no les sirvieron de nada. El navío abandonaba inesperadamente, sin aviso previo, la plaza de San Sebastián, que tan descortesmente les había recibido. Bueno, avisar si lo hizo, con el preceptivo y reglamentario disparo de cañón que antes hemos comentado.

 

       Estos involuntarios pasajeros fueron correctamente tratados durante la travesía.

 

       Desembarcaron en la base naval de Cherbourg, donde fueron recibidos por el cónsul español, previamente avisado de lo acontecido. Este los envío a Paris con los gastos pagados y una vez en la capital francesa, el embajador español en persona se encargó de su repatriación, nuevamente, con todos los gastos pagados. Regresaron a San Sebastián, tras su paseo en bote de cinco días, el 21 de Agosto.

 

       Las investigaciones posteriores de lo ocurrido, indican claramente que el comandante Fleuriais se enfadó por la falta de cortesía de las autoridades presentes en nuestra ciudad. Y que además, tras haber pedido insistentemente gracias a las señales luminosas de sus potentes focos eléctricos, que se mandara una embarcación para devolver a los invitados presentes en el buque, y ver que estas fueron ignoradas, decidió tomar la "tangente del medio". Disparo de cortesía, que su educación nunca quedase en entredicho, y "Adieu".

 

       Oficialmente no ocurrió nada fuera del orden normal de las cosas.

       Los gobiernos español y francés nunca se pidieron explicación alguna.

 

       Los donostiarras agraciados con el premio de una visita gratuita por Paris fueron:

 

       Braulio García, Pedro Baztán, José Sarriegui, José Ayestarán, Francisco Muñagorri, Miguel Mocoroa, José Sorondo Y Jesús N.

 

       Fdo. José María Leclercq.

 

       Datos extraídos de La Voz de Guipúzcoa, ediciones del 13 al 22 de Agosto de 1887.

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA de SAN SEBASTIÁN
Comenta este artículo
15 enero 2016 5 15 /01 /enero /2016 19:53
CONDECORADOS POR LA ACCIÓN DE HERNANI 1874

RECOMPENSAS OTORGADAS

POR EL MINISTERIO DE LA GUERRA

POR EL

ASEDIO Y BOMBARDEO DE HERNANI

LOS DÍAS 29, 30 Y 31 DE MAYO

Y 1º DE JUNIO DE 1874.

 

BATALLÓN DE VOLUNTARIOS DE SAN SEBASTIÁN

 

Con la Cruz roja de segunda clase del Mérito militar:

 

Comandante D. José Brunet.

 

Con la Cruz de primera clase al Mérito militar:

 

Ayudante D. Ambrosio Martínez.

Teniente D. Severo Miramón.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Voluntario D. José Azurza.

Voluntario D. José Oyarzabal.

Voluntario D. José Esponda.

Voluntario D. Pablo Rodríguez.

Voluntario D. Andrés Egoscozabal.

Voluntario D. Juan Bautista Oyarzábal.

Voluntario D. Alejandro Martínez.

Voluntario D. Gabriel Guelbenzu.

Voluntario D. Francisco Mocoroa.

Voluntario D. Manuel Saralegui.

Voluntario D. Alejandro Iribas.

Voluntario D. Miguel Rezola.

Voluntario D. Felipe Zubilurriza.

Voluntario D. Antonio Guinda.

Voluntario D. José Guzmendi.

Voluntario D. José María Aristizabal.

Voluntario D. Sebastián Escurra.

 

VOLUNTARIOS MÓVILES DEL TERCER DISTRITO.

 

Con la Cruz roja de primera clase del Mérito militar:

 

Capitán D. José Arrieta.

Teniente D. Juan José Celaya.

Alférez D. Bibiano Lacunza.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Juan Siperts.

Cabo primero D. Juan José Guisasola.

Cabo segundo D. Miguel Vera Sánchez.

Voluntario D. Gregorio Iguiñez.

Voluntario D. Juan José Guisasola.

Voluntario D. José María Ibarburu.

Voluntario D. Juan Bordaico.

Voluntario D. Juan Bordaico.

Voluntario D. Juan Miguel Olano.

Voluntario D. Pedro López.

Voluntario D. Tomás Arrieta.

Voluntario D. Benito Basurto.

 

VOLUNTARIOS LOCALES DE HERNANI

 

Con la Cruz roja de segunda clase al Mérito militar:

 

Comandante D. Ruperto Erice.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. Ignacio Liciaga.

Teniente D. Martín Urcelay.

Teniente D. Alberto Biribén.

Alférez D. Francisco Royo.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento segundo D. José Oteiza.

Sargento segundo D. Manuel Arrieta.

Cabo primero D. José Manuel Manés.

Cabo primero D. José Miguel Erausquin.

Cabo segundo D. Agustín San Sebastián.

Cabo segundo D. Juan José Espolosín.

Voluntario D. Fermín Zuaznabar.

Voluntario D. Manuel Ugalde.

Voluntario D. Juan José Miner.

Voluntario D. José Miguel Echevarría.

Voluntario D. Marcial Corraldi.

Voluntario D. José María Gabarain.

Voluntario D. Miguel Arrostride.

Voluntario D. Pedro María Gabarain.

Voluntario D. Pedro Ugalde.

Voluntario D. Cayetano Michelena.

Voluntario D. Manuel Olaizola.

Voluntario D. Manuel Bengoechea.

Voluntario D. Francisco Echenique.

Voluntario D. Francisco Arsuaga.

Voluntario D. Valentín Galarde.

 

HERIDOS

 

MÓVILES DE GUIPÚZCOA PRIMERA COMPAÑÍA

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. Gregorio Arcelus.

Alférez D. Genaro Larragoyen.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar pensionada con 7.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Juan Liboa.

Voluntario D. ulián Goenechea.

Voluntario D. Luciano Calloin.

 

VOLUNTARIOS DE SAN SEBASTIÁN

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Voluntario D. Francisco Domercq

Voluntario D. Manuel Bayona.

Voluntario D. Claudio Olarra.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Lorenzo Goizueta.

Voluntario D. José María Echevarría.

Voluntario D. Teodoro Anasagasti.

Voluntario D. Fermín Lascurain.

Voluntario D. Trino Arrigorriaga.

 

Datos extraídos literalmente del listado aparecido en "El Diario de San Sebastián", publicados el 1 de Noviembre de 1874.

Published by comedurasdetarro
Comenta este artículo
15 enero 2016 5 15 /01 /enero /2016 19:44

RELACIÓN DE RECOMPENSAS

OTORGADAS POR EL

MINISTERIO DE LA GUERRA

POR LA

DEFENSA DE LA VILLA DE TOLOSA

EN

NOVIEMBRE Y DICIEMBRE DE 1873,

ENERO Y FEBRERO DE 1874.

COMPAÑÍA DE VOLANTES DEL DISTRITO DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja de primera case al Mérito militar:

 

Alférez graduado Teniente D. José Uranga

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento segundo D. Antonio Elorrio

Cabo segundo D. (...) Garro.

Cabo segundo D. José Yarza.

Voluntario D. Ignacio (...)rana.

Voluntario D. Antonio Beguiristain.

Voluntario D. Leonardo Lizaso.

Voluntario D. (...)in Gogorza.

Voluntario D. José Aramburu.

Voluntario José Azpetiarte.

Voluntario D. (...) Alcorta.

Voluntario D. José Ecenarro.

 

VOLUNTARIOS DE LA REPÚBLICA DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja de segunda clase al Mérito militar:

 

Primer Comandante D. Francisco Mendía.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. José Miguel (...)ola.

Teniente D. Manuel Ezcurdia.

Alférez D. Pedro Mendiburu.

Alférez D. Julián Mendía.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Juan de la Cruz Arrúe.

Sargento segundo D. (...)el Otermin.

Sargento segundo D. Estanislao Bereciartúa.

Cabo D. Juan Acuña.

Cabo D. Modesto Gorosabel.

Cabo D. José Alarce (...).

Cabo D. José Joaquín Echeverría.

Cabo D. Adrián Hidalgo.

Cabo D. (...)rio Gimenez.

Voluntario D. Santos Urdan(...).

Voluntario D. Valentín Ibarzábal.

Voluntario D. Domingo Gallinas.

Voluntario D. Vicente (...)gueras.

Voluntario D. Francisco Marcona.

Voluntario D. Bernardo Zumeta.

Voluntario D. (...)s Ramos.

Voluntario D. Santiago Yunirrátegui.

Voluntario D. José Antonio (...)ino.

Voluntario D. Julián Enrique.

Voluntario D. Joaquín María Osinalde.

Voluntario D. Miguel Beracoechea.

Voluntario Francisco Castellano.

Voluntario Juan José Alvea.

Voluntario Francisco Vallarín.

Voluntario Juan F. Aguirrezabala.

Voluntario D. Antonio Arbe.

Voluntario D. Pedro Zubieta.

Voluntario D. Francisco Peña.

Voluntario D. Juan Felipe Alberdi.

Voluntario D. Juan José Arsuaga.

Voluntario D. José María Garciarena.

Voluntario D. Baldomero Sebastián.

Voluntario D. Juan José Mounita.

Voluntario D. Julián Ituarte.

Voluntario D. Hilario Berola.

Voluntario D. Silvestre Zubeldia.

Voluntario D. Cirilo Urdangarín.

Voluntario D. Severiano Saldaña.

Voluntario D. Policarpo Aliconte.

 

COMPAÑÍA DE VOLANTES DEL CUARTO DISTRITO

 

Con la Cruz de primera clase del Mérito militar:

 

Capitán D. Ramón Arcelus.

Teniente D. José María Lopetegui.

Alférez D. Ruperto Lafuente.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Francisco Zabala.

Sargento segundo D. Modesto Echevarría.

Cabo primero D. Fulgencio Sala.

Cabo segundo D. Fermín Lucas.

Corneta D. Salvador Pico.

Voluntario D. José María Olmedo.

Voluntario D. Agapito Echevarría.

Voluntario D. Francisco Navascués.

Voluntario D. Gabriel Galasondo.

Voluntario Valentín Pariño.

Voluntario D. Sinforiano (...)año.

 

HERIDOS

 

MÓVILES DE LA REPÚBLICA

 

Con la Cruz roja del Mérito militar pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Fermín Lúcas.

 

VOLUNTARIOS DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja del Mérito militar pensionada con 7.50 pesetas al mes:

 

Cabo D, osé Iturzaeta

Cabo D. José Echevarría.

 

Con la Cruz pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Pedro Bastida.

Voluntario D. Remigio Murguiondo.

Voluntario D. José Belza.

Voluntario D. José Aldasoro.

 

Datos extraídos literalmente del listado aparecido en "El Diario de San Sebastián", publicados el 1 de Noviembre de 1874.

Published by comedurasdetarro - en Guerra Carlista
Comenta este artículo
25 noviembre 2015 3 25 /11 /noviembre /2015 18:17
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936

En este trabajo recopilatorio de fotografía publicadas por la revista "L'Illustration" en Enero de 1937, me limito a transcribir los pies de foto.

Puede haber algún error con la utilización del término "nacionaliste", aunque posiblemente se refiera en la mayor parte de las fotos a las tropas nacionales. Hay alguna como la de los soldados atravesando el pueblo de Oyarzun hacia el frente, en la que creo que se trata de tropas gubernamentales.

Al lector le toca discernir sobre la materia.

Espero que os gusten.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
El periodista francés Raymond Vanker, después de haber salvado de las llamas a un bebé en Irún, atraviesa corriendo el puente Internacional que conduce a Hendaya.

El periodista francés Raymond Vanker, después de haber salvado de las llamas a un bebé en Irún, atraviesa corriendo el puente Internacional que conduce a Hendaya.

En Hendaya: El interminable desfile de evacuados de Irún (Mujeres, niños, ancianos) que, nada más atravesar el punto fronterizo sobre el Bidasoa, son recibidos por los gendarmes franceses que los conducen hacia los refugios improvisados.

En Hendaya: El interminable desfile de evacuados de Irún (Mujeres, niños, ancianos) que, nada más atravesar el punto fronterizo sobre el Bidasoa, son recibidos por los gendarmes franceses que los conducen hacia los refugios improvisados.

En Behobia: Milicianos gubernamentales, rechazados por los nacionales en Behobia y en peligro de ser cercados, se dejan desarmar por los gendarmes en territorio francés, desde donde seguirán las fases de la batalla que se sucede en el otro lado del puente.

En Behobia: Milicianos gubernamentales, rechazados por los nacionales en Behobia y en peligro de ser cercados, se dejan desarmar por los gendarmes en territorio francés, desde donde seguirán las fases de la batalla que se sucede en el otro lado del puente.

El bombardeo de Irún por la artillería nacional.

El bombardeo de Irún por la artillería nacional.

Un obús tiro corto" cae en la mar delante de San Sebastián.

Un obús tiro corto" cae en la mar delante de San Sebastián.

Llegada a la posición de una batería de montaña en la región de Oyarzun.

Llegada a la posición de una batería de montaña en la región de Oyarzun.

El coronel Beorleguy (sic) vigilando con los gemelos el bombardeo de Irún.

El coronel Beorleguy (sic) vigilando con los gemelos el bombardeo de Irún.

Oficiales de artillería ordenando el tiro sobre Rentería.

Oficiales de artillería ordenando el tiro sobre Rentería.

Una ametralladora en acción en el frente de Irún.

Una ametralladora en acción en el frente de Irún.

El fuerte de San Marcial, posición fortificada por los nacionalistas.

El fuerte de San Marcial, posición fortificada por los nacionalistas.

Distribución de granadas improvisadas.

Distribución de granadas improvisadas.

Refuerzos nacionalistas atravesando Oyarzun, en marcha hacia el frente Irún - San Sebastián.

Refuerzos nacionalistas atravesando Oyarzun, en marcha hacia el frente Irún - San Sebastián.

Los civiles y milicianos de Irún que no pueden llegar a Francia por el puente Internacional toman barcas para atravesar el Bidasoa; tras desembarcar, los milicianos son invitados a deponer sus armas,los heridos son transportados a hombros, las mujeres se reunen en grupos, atemorizadas, desconsoladas, algunas de ellas con sus hijos pequeños.

Los civiles y milicianos de Irún que no pueden llegar a Francia por el puente Internacional toman barcas para atravesar el Bidasoa; tras desembarcar, los milicianos son invitados a deponer sus armas,los heridos son transportados a hombros, las mujeres se reunen en grupos, atemorizadas, desconsoladas, algunas de ellas con sus hijos pequeños.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
La evacuación de Irún y de Fuenterrabía hacia Hendaya, el 3 y 4 de Septiembre.

La evacuación de Irún y de Fuenterrabía hacia Hendaya, el 3 y 4 de Septiembre.

Niños, mujeres, viejos, heridos (algunos de los cuales mueren durante la travesía), acercándose a a orilla francesa del Bidasoa, son desembarcados y pueden contemplar, al otro lado del rio, las humaredas del incendio de Irún.

Niños, mujeres, viejos, heridos (algunos de los cuales mueren durante la travesía), acercándose a a orilla francesa del Bidasoa, son desembarcados y pueden contemplar, al otro lado del rio, las humaredas del incendio de Irún.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
A la carrera, con sus rebaños o siguiendo a los camiones cargados con bultos de ropas, los habitantes de Behobia y los milicianos renuncian a luchar en ese frente atravesando el puente fronterizo refugiandose en Francia.

A la carrera, con sus rebaños o siguiendo a los camiones cargados con bultos de ropas, los habitantes de Behobia y los milicianos renuncian a luchar en ese frente atravesando el puente fronterizo refugiandose en Francia.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
Grupo de milicianos refugiados en Francia después de su desarme, ylas armas y municiones que se les ha hecho depositar en la aduana de Behobia.

Grupo de milicianos refugiados en Francia después de su desarme, ylas armas y municiones que se les ha hecho depositar en la aduana de Behobia.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
La llegada de los primeros destacamentos nacionales en los barrios de Irún el 4 de Septiembre: las patrullas hacen salir a algunos habitantes que se han quedado en el lugar y los registran.

La llegada de los primeros destacamentos nacionales en los barrios de Irún el 4 de Septiembre: las patrullas hacen salir a algunos habitantes que se han quedado en el lugar y los registran.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
Irún en llamas tal y como se ve desde la orilla francesa.

Irún en llamas tal y como se ve desde la orilla francesa.

Cadaveres de milicianos caidos en la esquina en ruinas de un edificio.

Cadaveres de milicianos caidos en la esquina en ruinas de un edificio.

Uno de los barrios importantes de la villa después del incendio de sus inmuebles por los anarquistas.

Uno de los barrios importantes de la villa después del incendio de sus inmuebles por los anarquistas.

Grupo de rconocimiento nacional delante de la única tienda todavía no alcanzada por las llamas.

Grupo de rconocimiento nacional delante de la única tienda todavía no alcanzada por las llamas.

Tropas nacionales avanzando en las inmediaciones de San Sebastián.

Tropas nacionales avanzando en las inmediaciones de San Sebastián.

Después de los combates en Guipúzcoa: los nacionales trasladan sus muertos a la retaguardia a través de las montañas.

Después de los combates en Guipúzcoa: los nacionales trasladan sus muertos a la retaguardia a través de las montañas.

La entrada de las tropas nacionales en San Sebastián el 13 de septiembre. El jefe de un destacamento aclamado por la multitud.

La entrada de las tropas nacionales en San Sebastián el 13 de septiembre. El jefe de un destacamento aclamado por la multitud.

Plaza de Guipúzcoa: La multitud saluda a la bandera izada en el balcón del palacio de la Diputación (de la cual vemos un fragmente en el ángulo superior izquierdo)

Plaza de Guipúzcoa: La multitud saluda a la bandera izada en el balcón del palacio de la Diputación (de la cual vemos un fragmente en el ángulo superior izquierdo)

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA GENERAL
Comenta este artículo
29 octubre 2015 4 29 /10 /octubre /2015 11:42
LA MUERTE DEL CORONEL OSTA. REGIMIENTO LUCHANA 28.

RECUERDOS DE UN 20 DE ENERO DEL AÑO 1873

EL DÍA DE SAN SEBASTIÁN MÁS TRÁGICO

 

     Amaneció el día lluvioso, y continuó cayendo agua sin interrupción, a veces acompañada de un fuerte ventarrón, amenizado con truenos y rayos.

 

     En un San Sebastián cercado por el levantamiento armado de los partidarios de Don Carlos, en nuestra liberal y progresista ciudad, a pesar de todos los problemas, nuestros antepasados buscaban un ambiente de normalidad en sus calles, y para lograrlo, celebraban el día del patrono de la ciudad con la tradicional "tamborrada".

 

     Pero en las calles de San Sebastián se nota algo anormal y extraordinario, hay movimiento de tropas en sus calles, el regimiento de Luchana (1), que guarnece la plaza, se atavía con arreos de combate.

 

     Son las ocho de la mañana y el continuo toque de cornetas, anuncia en todas las calles a los soldados llamada a la carrera.

 

     La población donostiarra, alarmada, se echa a las calles, a los balcones, y se pregunta si habrá marcha del regimiento, si han sido destinados a otro lugar y se marchan..., nadie sabe nada a ciencia cierta, pero lo seguro es que pasa algo importante. Los sones de las trompetas, de los tambores, de las suelas de los soldados, del choque de las armas, los gritos, las órdenes, todo es alarmante.

Soldados del Reg. Luchana 28 en San Sebastián. Fondos del Museo de San Telmo.

Soldados del Reg. Luchana 28 en San Sebastián. Fondos del Museo de San Telmo.

     El regimiento de Luchana bate marcha, los sincronizados pasos de sus 400 soldados retumban en las calles de la Parte Vieja, y en unión del mismo, parte también media compañía de la Guardia Civil (2). En vanguardia va un puñado de Miqueletes, y a la cabeza de la tropa aparece, a caballo, el valiente coronel Osta.

 

     La fuerza parte por la calle San Jerónimo y casi llegando al Boulevard, a la altura de la esquina con la de Embeltrán se encuentra con el tamboril que anuncia el día festivo de San Sebastián con los alegres acordes de alguna de las marchas festivas donostiarras.

 

     Curioso y trágico a la vez. La música de unos marcha a la guerra, a morir o a matar. La de otros anuncia fiesta y diversión. La población sale a la calle, despide a los jóvenes, los anima y vitorea, pero finalmente esta vuelve y va... al primer buey de la mañana, la tan deseada sokamoturra.

 

     Los carlistas iban extendiendo su campo de acción, señal evidente de la importancia que adquirían las fuerzas del pretendiente. Era preciso realizar una acometida por estos alrededores, pues se supo que en los montes de Usúrbil y en la barriada de San Esteban de la misma villa, se habían reunido un buen número de fuerzas carlistas.

 

     El comandante general de Guipúzcoa ordenó al coronel Osta que el día 20 saliera con las tropas que disponía a atacar al enemigo, que acampaba en los montes de Usúrbil (3). Eso era lo que se estaba desarrollando en nuestra ciudad. El Luchana nº 28 obedecía las órdenes recibidas. El valeroso coronel Osta, jefe al mando del Luchana, tenía la orden de "atacar al enemigo de frente y donde quiera que le hallara", y esa era su intención.

Plano de Usúrbil en el que se detalla el lugar del enfrentamiento.

Plano de Usúrbil en el que se detalla el lugar del enfrentamiento.

     El veterano oficial sabía desde el primer momento que la empresa era imposible, entre otras muchas causas, por la lluvia torrencial de aquel día y por el estado en que llegaría al combate la escasa fuerza con que contaba, tras una marcha a toda velocidad, con viento, frío y continuos aguaceros.

 

     El campo de acción era el valle de Usúrbil, justo pasado su antiguo puente. La fuerza carlista, distribuída por todo el monte de San Esteban, contaba con el doble de efectivos que los republicanos salidos de San Sebastián, y además el enemigo se encontraba parapetado tras el espeso arbolado de San Esteban, dominando la zona del futuro combate desde las alturas.

 

     El coronel Osta se dirigió por la carretera al citado puente y al entrar en él, alguien le objetó prudentemente en estos términos:

     - Mi coronel, va a entrar usted al matadero!

     - Yo voy donde me mandan órdenes superiores ¡Muchachos, adelante! - contestó impertérrito el arrojado coronel de Luchana.

 

Empezó el tiroteo; nuestra fuerza se distribuyó debidamente; el avance hacia la ermita dio comienzo con toda la precaución posible; al frente se destacaba con imperturbable serenidad, la figura del coronel.

 

     El coronel Don Luis Osta Espinal, en el momento en que parecía iba a dar una voz de mando, cae del caballo, muerto, con el cráneo atravesado por los disparos carlistas (4). Era imposible avanzar, la empresa era imposible, pero había que obedecer y obedeció. El coronel Osta cumplió la orden superior: atacó de frente al enemigo.

El puente de Usúrbil. Fotografía tomada por Fco. López Alén 29 años después del enfrentamiento.

El puente de Usúrbil. Fotografía tomada por Fco. López Alén 29 años después del enfrentamiento.

Señalado con una X el lugar en donde cayó muerto el corone Osta, justo en el arranque del puente. Fotografía tomada por Fco. López Alén el año 1902.

Señalado con una X el lugar en donde cayó muerto el corone Osta, justo en el arranque del puente. Fotografía tomada por Fco. López Alén el año 1902.

     Tomó el mando el segundo jefe, el cual no pudo disponer más que una retirada hábil a Usúrbil.

 

     La misma noche entraba en San Sebastián la fuerza que partió a la mañana. en estado lastimoso, maltrecha a consecuencia no sólo del huracanado tiempo, sino principalmente por aquella inicua orden dictada por la más absoluta ignorancia, única responsable de tan desgraciada operación (5).

 

     Los carlistas desnudaron del todo el cadáver del bravo coronel y, seguramente, habrá en Guipúzcoa quien lea estos renglones, y lo remorderá la conciencia, exclamando para sus adentros:¡Yo fui el primero que echó mano sobre la ropa del coronel del Luchana!! (6)

 

     Así termino aquel desventurado 20 de Enero de 1873, día de San Sebastián.

 

 

     (1) Un destacamento de este regimiento se encontraba de guarnición en San Sebastián. En la prensa se informó que la columna estaba formada por 8 compañías de este regimiento, pero este número me parece excesivo, ya que en ese caso estaríamos hablando de una columna cercana o superior al millar de hombres.

 

     Este regimiento se formó en 1808 a partir del Batallón de tiradores de Ledesma.

 

     Su historia es curiosa, al haber combatido a favor de Napoleón en el frente de Rusia entre 1811 y 1813. Después se pasó el regimiento a las líneas del Zar, a favor del cual combatió contra sus antiguos aliados como "Regimiento Imperial Alejandro". Por esta circunstancia, tras su regreso a España, era conocido como "El Moscovita".

 

     Fue disuelto en 1960.

 

     (2) No se conoce exactamente el número de efectivos de la columna, por lo que las cifras varían entre los 300 y 400 hombres.

 

     (3) El ambiente estaba muy tenso. Santa Cruz campaba a sus anchas en Guipúzcoa, reclutando voluntarios en cada pueblo que "visitaba", y "recaudando" fondos para su causa. Los reconocimientos para localizarle y acabar con él eran infructuosos, siempre escapaba de las columnas liberales. Hasta seis de estas al mismo tiempo le buscaban sin resultados positivos, para desesperación de sus jefes.

 

     En 1873 incendió la estación de Hernani e inutilizó la vía férrea con una partida de 40 hombres, en cumplimiento de la orden del general Lizarraga del 6 de Enero. También reclutó voluntarios en Astigarraga, Alza, Loyola y a las mismas puertas de San Sebastián.

 

     El partido liberal pedía "El empleo de la más extremada dureza a que un pueblo civilizado puede llegar", frase que despeja cualquier duda sobre el clima de odio que reinaba entre las partes. Este fue el ambiente que motivó la insensata orden de ese ataque contra fuerzas muy superiores y mejor posicionadas.

 

     (4) Su hermanastro, subteniente del ejército republicano, en venganza por su muerte acuchilló a tres vecinos de Hernialde una semana después, simplemente por ser amigos del cura Santa Cruz. Poco tiempo después el subteniente Osta fue hecho prisionero, y cuando Santa Cruz se enteró, dio inmediatamente orden de fusilarlo como venganza.

 

     En el diario La Constancia del 30 de Octubre de 1926 se publicó esta historia que transcribo literalmente (sic):

 

     "Santa Cruz, que como hemos dicho, había residido en Hernialde en la casa Olózaga de los Ateagas, rugió de cólera cuando se enteró del crimen y de sus agravantes circunstancias, asegurando que no dejaría vivo un miquelete que cayera en su poder, presumiendo que ellos, por ir siempre en las avanzadas de las fuerzas del ejército, habrían sido sus autores: lamentándose de que estos hechos vandálicos, impusieran la guerra sin cuartel. Más tarde se enteró que los asesinos no habían sido los miqueletes, sino el subteniente Osta.

 

     En el libro de difuntos de Hernialde consta "que el 30 de Abril de 1873 se celebraron funerales solemnes en aquella parroquia por las almas de los finados Juan Andrés de Ateaga y Tapia, hijo de don Juan Manuel, y don José de Ateaga e Irazusta, padre e hijo víctimas inocentes, que el día 26 de Enero de 1873 fueron muertos por las tropas liberales en jurisdicción de la Universidad de Aya (Guipúzcoa), y cuyas partidas de defunción se hallan extendidas en dicha Universidad. La misma suerte sufrió también el vecino de Hernialde don José Francisco Beloqui, de 18 años de edad y recientemente casado, que junto con el José Esteban, traía un pase de libertad firmado por Santa Cruz para que pacíficamente regresaran a sus casas.

 

     Osta es cojido prisionero

 

     Algún tiempo después, fue destinado Osta, con el teniente de miqueletes Sarasola, a guarnecer el fortín de Elgueta.

 

     "Más viendo uno y otro oficial (dice el diario de operaciones de don Cruz Ochoa) que las partidas no los hostilizaban, se hicieron excesivamente confiados, y salían a hacer tertulia con los labriegos y labriegas de alrededor.

 

     Un buen día una partida carlista les preparó una emboscada; y echándoles el ¡Alto! Osta se entregó; no así Sarasola, que trató de huir, siendo alcanzado por las balas de los carlistas. Caído en tierra resistió con su revólver, y murió disparando contra los carlistas".

 

     "El jefe de la partida dio parte al general Lizarraga, que era antiguo amigo del coronel Osta, quizás por haber servido juntos en la guerra de África, y este le contestó que el Osta prisionero era de buena familia y lo conservase, pues le podía prestar (al jefe de la partida) buenos servicios, en la instrucción de los voluntarios en el manejo del fusil".

 

     No dejaba de ser una orden poco guerrera la del general Lizarraga, para con un prisionero sobre el que recaían tan tremendas acusaciones y cargos, como la muerte de aquellos indefensos paisanos, a quienes acuchilló y mutiló, sin más delito que el de ser amigos de Santa Cruz.

 

     Fusilamiento de Osta

 

     Pero el hombre propone y Dios dispone. Las circunstancias vinieron a reunir el 22 de Mayo en Elorrio, a la partida volante de Iturbe con su prisionero Osta, y a a de Santa Cruz; juntas ambas, salieron muy de mañana por soplo que tuvieron de movimiento de fuerzas enemigas, a encontrarse con ellas en los montes de Arechavaleta y Escoriaza, pasando por los denominados Besaide, Larragain y Sorgosia, siete horas de jornada, Y después de luchar bravamente como a su tiempo se dirá, retiráronse a la cima de la montaña, donde fue pasado por las armas el desgraciado prisionero. Decía así, el parte oficial:

 

     "Al subteniente Osta se le pasó por las armas en el monte donde estuvimos aguardando al enemigo, en castigo de haber matado él, según documentos que poseemos, el día 26 de Enero de 1873 en la Universidad de Aya (Guipúzcoa), a Juan Andrés Ateaga y Tapia, su hijo José Esteban Ateaga e Irazusta y su acompañante José Francisco Beloqui, todos tres vecinos de Hernialde y los dos primeros dueños de la casa Olózaga, donde y con quienes había residido Santa Cruz en Hernialde durante el tiempo que fue rector de dicho pueblo. Les mató sin más motivo que el de vengar la muerte de su hermano el coronel Osta, ocurrida en San Esteban de Usurbil, en una acción contra una de la partidas de Santa Cruz, el 19 de Enero de 1873, y sin más delito que el de ser quienes eran, y el de venir de verse con dicho jefe carlista, trayendo consigo un certificado o pase de libertad de ser soldado, a favor de su hijo".

 

     "Según informes del capellán, murió sumamente conforme y cristianamente".

 

     (5) La noticia del combate se extendió por toda la prensa del país. En "El Imparcial" se publicó de esta manera:

 

     "Ayer corrieron absurdos rumores respecto a encuentro de un batallón del regimiento de Luchana con las fuerzas de varias partidas facciosas de Guipúzcoa.

 

     Vamos a referir la verdad de lo ocurrido, no sólo porque así debemos hacerlo, sino también para desmentir dichos alarmantes rumores.

 

     El día 20 se tuvo noticia en San Sebastián de que las partidas del cura Santa Cruz, Iturbe y Lizarraga, fuertes de 400 hombres, se reconcentraban en Uzúrbil (sic) con el objeto aparente de correrse por Orto y la costa hacia la provincia de Vizcaya.

 

     Inmediatamente salió una columna compuesta de ocho compañías del regimiento de Luchana al mando de su coronel Sr. Osta, en dirección al lugar donde se hallaban las facciones. Estas ocupaban en una ermita próxima al pueblo fuertísimas posiciones atrincheradas, y el coronel Osta, con el denuedo y arrojo que caracterizan principalmente a nuestros bizarros oficiales, dio señal de atacar a la bayoneta, y poniéndose al frente de la columna, rompió la marcha en dirección de los parapetos carlistas.

 

      Estos recibieron a la columna con una descarga cerrada, tan desgraciada para el valiente jefe, que de los primeros disparos resultó mortalmente herido, pagando con su vida aquél rasgo de temerario arrojo. De la misma descarga quedaron muertos un sargento y heridos cuatro soldados, como en nuestro número de ayer indicábamos ligeramente.

 

     La columna, perdido su jefe, hizo alto y permaneció en aquél sitio durante largo tiempo esperando a su vez ser atacada por los carlistas; pero estos, seguros de que no podrían medirse con nuestros soldados, no se movieron de sus posiciones, ni siquiera los provocaron con nuevos disparos.

 

      La columna retiró al desgraciado cuanto animoso Sr. Osta, que al día siguiente falleció a consecuencia de sus heridas.

 

     Este es el hecho de la verdad y falso de todo punto cuanto se diga lo contrario.

 

     (6) Esta versión apareció publicada por Francisco López Alén. Otras fuentes afirman que resultó herido de gravedad, siendo inmediatamente trasladado a San Sebastián donde falleció al día siguiente. La versión de López Alén podría ser la correcta, al existir una partida de defunción en Usurbil y no en San Sebastián.

 

     Lo cierto es que fue enterrado en el Cementerio de San Bartolomé.

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA de SAN SEBASTIÁN
Comenta este artículo
26 octubre 2015 1 26 /10 /octubre /2015 07:57

PABLO AGUSTÍN DE AGUIRRE

Un capitán de la Armada Real

 

1º.- LA BATALLA NAVAL DEL 20 DE ABRIL DE 1740

 

     El navío de línea español "Princesa", armado con 70 cañones, partió del Ferrol junto a otras unidades el 17 de Abril de 1740, para intentar dar caza a una escuadra inglesa. Pero el fuerte mar reinante, ocasionó, tras dos días de navegación, serios daños en el mastelero mayor de proa, lo que dañó también el mesana y el palo mayor, que se partió por la mitad y cayó a la cubierta, destrozando gran parte de la jarcia, obligándole a dar media vuelta y regresar a puerto.

 

     Durante esta complicada travesía, como consecuencia de los vientos contrarios con los que se enfrentaba, se encontró, ahora en solitario, con una escuadra británica, compuesta por tres buques del mismo porte y número de cañones que el español. Los nombres de estos eran "Oxford" al mando del capitán Fitirs, "Kent", del capitan Durrs o Durell, y "Lennox", mandados respectivamente por el capitán de este último, Lord Colvill Maine. Las dos naciones se encontraban enredadas en la llamada Guerra de Asiento o de la Oreja de Jenkins, que se desarrolló entre 1739 y 1748.

El combate del Princesa. Museo Naval de Madrid.

El combate del Princesa. Museo Naval de Madrid.

     A las ocho de la mañana se acercaron los tres poderosos buques ingleses que, formando en línea de combate, empezaron a descargar sobre el "Princesa" un continuado y vigoroso cañoneo, defendiéndose el barco español con asombro de las triplicadas fuerzas británicas.

 

      Leamos lo que escribe Francisco López Alén, cronista de San Sebastián, en 1901:

 

     "El Princesa sufrió en los primeros momentos de la acometida la pérdida definitiva del mastelero de proa, pero a pesar de los repetidos efectos de la superioridad de fuerzas de los ingleses y de la extraordinaria desigualdad del combate, don Pablo Agustín de Aguirre, aguantó con incomparable valor y serenidad pasmosa, hasta las tres de la tarde, habiendo conseguido dejar fuera de combate al navío Oxford, por haberle destrozado la quilla los tiros del Princesa.

 

     También logró el Princesa averiar al Kent, de suerte que dos navíos enemigos estaban, si no deshechos, en bastante mal estado de continuar la lucha con el barco de Aguirre.

 

     En vista del aspecto que iba tomando para los ingleses aquel combate, celebraron consejo los comandantes de la escuadra inglesa, por medio de bocinas, resolviendo atacar al Princesa por el lado de popa, lo cual hicieron con ilimitada furia hasta la caída de la tarde.

 

     El blanco que del navío español hizo la flota enemiga, fue terrible, sus andanadas vomitaron sin cesar fuego y plomo certero sobre el barco del donostiarra Aguirre.

 

     La tripulación de la embarcación española se mantenía sublime; el timón del Princesa ya no podía maniobrar, toda su arboladura se había desgajado, ya ni tenía aparejos, ni nada que hiciera mover el barco.

 

     Imposible la duración de semejante situación. Aguirre había apurado todos los extremos esfuerzos de su grandiosa resistencia, y llegó el momento supremo de echar a pique el Princesa, pero antes, quiso Aguirre conocer el parecer de su oficialidad, y por mayoría de votos, se resolvió rendirse a la bandera inglesa. El Princesa no era más que una ruina, y ni municiones, ni absolutamente nada había a bordo que prestara defensa para alargar unos segundos tan crítico momento.

 

     Los ingleses se apoderaron del navío español, cuya cubierta estaba en tal estado que el agua iba enseñoreándose por toda la obra, por lo cual se tuvo que reparar algún tanto, para que no quedase sepultado en el mar."

El Princesa en pleno combate. Grabado de Peter Monamy.

El Princesa en pleno combate. Grabado de Peter Monamy.

     Durante la acción el número de bajas en ambos bandos es impreciso. Las cifras oscilan muchísimo. López Alén afirma que el "Princesa" tuvo ciento cincuenta muertos. Y sobre las bajas británicas, nos menciona a las publicadas por la Gaceta de Utrech el 16 de Mayo de ese año:

 

     "El 16 de Mayo del mismo año decía la Gaceta de Utrech, que los ingleses tuvieron en este horroroso combate, tres veces más bajas que los españoles".

 

     Algún trabajo de historiadores españoles las reducen a 70 muertos y 80 heridos.

 

     Otras fuentes, estas británicas, las reducen considerablemente, situando las propias en 17 muertos (8 del Oxford, 8 del Kent y 1 del Lennox) y 40 heridos (el mismísimo capitán Durell fue herido al perder una mano), y las españolas en 33 muertos, 100 heridos y 517 prisioneros.

 

     La noticia del combate fue publicada en la Gaceta de Madrid el 7 de Junio de 1740:

 

     “… Recibió el Almirantazgo la noticia de la presa de un navío de guerra español de 70 cañones, con 500 marineros y 200 hombres de tropa de marina, llamado la Princesa, que era uno de los que salieron del Ferrol y estaba mandado por el Capitán Don Pablo Agustín de Aguirre. Habiéndose hallado obligado a volver al Ferrol para repararle de los daños padecidos en una recia tempestad, que le sobrevino, dio a 30 leguas de aquel puerto con la escuadra inglesa que allí se hallaba.

 

     Empezó el combate con el navío de guerra el Lenox de 70 cañones, que al cabo de una hora perdió dos de sus mástiles, y mucha gente. El español peleó después de más de seis horas con el navío Kent, también de 70 cañones, que sucedió al primero, en cuyo tiempo hizo siempre el español una de las mejores maniobras, y llevaba tanta ventaja nuestro navío, que fue preciso pasar el Oxford, también de 70 cañones, a combatir al español, que por esa circunstancia, y hallándose con 70 hombres muertos y 80 heridos, se vio obligado a poner bandera y a entregarle a Lord Fitzroy, capitán de aquel navío, que trató al capitán español y a su gente con la diligencia que merecía su valor.

 

     El combate que se dio el día 19 del pasado empezó a la una del día y acabó a las siete y media de la tarde. Los navío el Lenox, el Kent y el Oxford llegaron el día 8 con su presa a la Playa de Santa Elena, en la Isla de Wight y el día 9 al puerto de Portsmouth, a donde envió la Corte la británica orden de tratar a los oficiales y a los marineros prisioneros con todo el cuidado posible".

 

     La escuadra inglesa, con los prisioneros españoles, llegaron a Plimouth entre el 8 y 9 de Mayo, llevando remolcado al Princesa, que había sido tomado por una dotación de presa perteneciente al "Oxford".

 

     La corte de Londres recibió al capitán Aguirre y a toda su oficialidad con gran delicadeza, pues en toda Inglaterra causó asombro el valor y coraje con que hicieron frente a la flota británica. Otras fuentes niegan este extremo, afirmando que solamente el capitán, por ser el comandante del navío recibió un trato cortés, mientras que el resto de la dotación sufrió muchas privaciones durante los casi tres años de cautiverio.

 

     El capitán Pablo Agustín de Aguirre permaneció durante su cautiverio hospedado en la casa de campo de los duques de Richman, quienes lo trataron en todo momento como si de un invitado, y no un prisionero de guerra, se tratara. Esta situación y el esmero en sus cuidados, hizo que mejorara considerablemente de las heridas que recibió durante la lucha.

 

     Al cabo de treinta y dos meses de cautiverio, después de que España e Inglaterra llevasen a efecto los intercambios de sus respectivos prisioneros de guerra, llegó a España la diezmada tripulación del Princesa.

 

2º.- PABLO AGUSTÍN DE AGUIRRE

 

     Donostiarra. Nacido en la ciudad de San Sebastián hacia el año 1697.

 

     Entró a servir en las flotas de Nueva España a corta edad, hecho muy normal en esos tiempos, y tras demostrar su valía y valentía, logró el grado de capitán de mar y guerra, y por tanto el mando de algún buque de la carrera de la Indias.

 

     Por una Real Orden de fecha 14 de Diciembre de 1727 fue nombrado Teniente de Navío, grado con el que sirvió en aguas de americanas. Al regresar a España se le ordenó presentarse en el navío "Andalucía", recientemente construido en los astilleros de La Carraca de Cádiz, a bordo del cual zarpó el 6 de febrero de 1730.

 

     Tras servir en el Mediterráneo en la escuadra del Teniente General Francisco Cornejo, regresó en Noviembre a Cádiz, donde fue ascendido al mes siguiente al grado de Capitán de Fragata.

 

     Por una Real Orden de fecha 18 de Febrero de 1731 se le otorgó el mando del navío "Castilla", al que se incorporó tan sólo cinco días después. Con esta unidad estuvo combatiendo a los buques corsarios que atacaban las rutas comerciales del mediterráneo. Tras sesenta y cinco días de misión regresó al puerto de Cartagena para reabastecer los buques de la escuadra de Don Miguel de Sada y Antillón, de la que formaba parte. Una vez terminada esta labor portuaria, zarpó hacia Cabo San Vicente para escoltar una escuadra de buques que venía desde las Américas.

 

     Tras una nueva misión en combinación con la flota británica contra los territorios que habían ocupado los austriacos tras la Paz de Utrech, se limitó a realizar transportes de tropas a las ciudades de Ceuta, de Melilla y a las islas Canarias. Fue relevado del mando de este buque el 15 de Enero de 1732.

 

     Su siguiente destino, otorgado por Real Orden de 4 de Junio del mismo año, será el mando del navío "Infante", con el participará en la campaña para la conquista de Orán. Tras esta acción se le ordenó navegar hasta La Habana para reforzar la flota de Nueva España, al mando de Don Rodrigo Torres.

 

     Esta escuadra y los transportes que protegían se vio azotada por una fortísima tempestad. De los cuatro navíos dos se perdieron, y de los diez y ocho transportes sólo uno sobrevivió. El "Infante" fue uno de los que sucumbió a la fuerza de la naturaleza, pero por fortuna una parte de su tripulación, entre la que se encontraba nuestro capitán donostiarra, logró llegar al puerto de La Habana a bordo de uno de los botes del navío. Inmediatamente se organizó una expedición con buzos para recuperar mercancías y tesoros, al encontrarse los barcos en la costa destrozados. De los restos de uno de estos, el "Rubi", se recuperaron algunas partes que sirvieron para completar el "Europa", que se encontraba casi terminado en el astillero de La Habana. Este navío fue su siguiente mando, con el que navegó hasta Cádiz como parte de la escuadra de Don Rodrigo Torres, en misión de escolta de un convoy en el que entre otras cosas, se transportaba parte del tesoro recuperado del desastre anterior. El viaje fue tranquilo arribando el 17 de Junio de 1734.

 

     Sus dos siguientes buques al mando fueron el "Reina" y el "Santa Teresa", a los que llegó acompañado de la tripulación que antes había estado a sus órdenes, hecho que demuestra el buen trato y la perfecta relación para con sus subordinados.

 

     En 1739 comienza la Guerra del Asiento con Gran Bretaña, como consecuencia de las limitaciones de comercio a los mercantes británicos. Se le otorgó el mando del "Princesa", con el que formó parte de la escuadra al mando de Don José Alonso Pizarro, formada con el "Guipúzcoa" (74), "Asia" (64), "Hermione" (54), "Esperanza" (50) y "San Esteban" (40). Zarparon rumbo al Cabo de Hornos desde el Ferrol con los resultados que ya he comentado al principio de este trabajo.

 

     Tras el combate y posterior cautiverio, el insigne donostiarra D. Pablo Agustín de Aguirre, fue recibido por la corte de España con los honores debidos a su extraordinario comportamiento. Por Real Orden fue ascendido al grado de Capitán de Navío y Capitán de la Compañía de Guardiamarinas de Cádiz. Este destino no lo desempeñó nunca, al ser licenciado por la debilidad que tenía a consecuencia de sus heridas.

 

     Después se retiró a su ciudad natal, San Sebastián, y aquí vivió respetado y admirado por toda Europa, tratando de recuperarse de las heridas que también había sufrido en el combate.

 

     Durante el período de la obra de la iglesia de Santa María, falleció esta insigne figura de la marina española, que nunca logró superar las heridas físicas y morales del combate, y fue enterrado en dicho templo el año 1745.

 

3º.- LOS BUQUES A SU MANDO

 

     "Andalucía"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Fue el primer navío construido en La Carraca (Cádiz).

Armado con 62 cañones.

Naufragó en 1740 en el Canal viejo de Bahama.

 

 

     "Castilla"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Construido en el astillero de Guarnizo.

Armado con 62 cañones.

Tras ser dado de baja en La Habana en 1736, se utilizó su arboladura y algunas efectos más en otro buque que se estaba construyendo en el astillero, y que llevará su mismo nombre.

 

 

     "Infante"

Navío de Línea.

Botado el 15 de Junio de 1732.

Astillero de Génova.

Armado con 60 cañones.

Naufragado en un temporal en el Canal de Bahamas.

 

 

     "Europa"

Navío de Línea.

Botado en 1734.

Astillero de La Habana.

Armado con 64 cañones.

Hundido el 10 de Junio de 1762 en la bocana de La Habana durante el ataque inglés.

 

 

     "Reina"

Navío de Línea.

Botado el 12 de Junio de 1729.

Astillero de Guarnizo.

Armado con 70 cañones.

Dado de baja en La Habana en 1743.

 

 

     "Santa Teresa"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Astillero de Guarnizo.

Armado con 60 cañones.

Dado de baja en La Carraca en 1743.

 

 

     "Princesa"

Navío de Línea.

Botado el 17 de Agosto de 1731.

Construido en Guarnizo, según los diseños de Gaztañeta, y con planos de Boyer y Autrán.

Características: Eslora 70 codos.

Manga 25 1/4 codos.

Puntal 12 1/2 codos.

Desplazamiento 1700 toneladas.

Capturado en el combate del 19 de Abril de 1740.

En la marina británica sirvió con el nombre de "Princess" en el Mediterráneo.

Fue estudiado a conciencia por su superioridad constructiva sobre los buques británicos de similar categoría. La Royal Navy varió sus directrices constructivas tras este combate, siguiendo las estudiadas en el Princesa. Incluso el Victory, buque insignia de Nelson en Trafalgar, está basado en el Princesa.

Combatió a los españoles en Tolón, siendo obligado a arriar bandera y retirarse del combate por los daños sufridos.

En 1760 es transformado en pontón, y el 30 de Diciembre de 1784 es vendido en la base naval de Plymouth.

Fue definitivamente desguazado en 1809.

3º.- FUENTES

  •      Marinos Ilustres. Pablo Agustín de Aguirre. Revista Euskal Erria. Camilo Riquer y Zabecoe.
  •      Buques de la Armada Española. Historiales. (1700 - 2014). P. Fernández Nuñez, J.M. Mosquera Gómez, J.M. Budiño Carlés. Instituto de Historia y Cultura Naval. Fundación Alvargonzález. Gijón. 2014.
  •      www.todoababor.es
  •      www.todoavante.es
  •      Recortes de artículos de prensa de Francisco López Alén.

Ver comentarios

Published by comedurasdetarro - en PERSONAJES DONOSTIARRASS
Comenta este artículo
23 octubre 2015 5 23 /10 /octubre /2015 11:57
LOS MATONES DEL PASEO NUEVO. UN ASESINATO EN SAN SEBASTIÁN

LOS MATONES DEL PASEO NUEVO

UN ASESINATO EN SAN SEBASTIÁN

 

Cuando los donostiarras paseamos por este precioso paseo que rodea el monte Urgull, y que nos regala auténticas joyas casi todos los anocheceres, somos desconocedores de su historia negra, oscura.

 

Os contaré.

 

Los obreros que construían este romántico lugar a principios del siglo XX, tenían un gran problema en el "tajo". Dos de sus compañeros, por llamarlos de alguna manera, eran unos gallitos chulos, que amargaban las jornadas a sus compañeros de obra. Insultos, algún golpe, empujones y amenazas, hacían que fueran temidos por el resto de atemorizados trabajadores .

 

Pero un día todo esto cambió, y lo hizo de manera trágica, como estas cosas suelen suceder...

 

Uno de estos matones, que eran hermanos, empujó a otro compañero cuando este portaba a sus espaldas un pesado saco de cemento. Este infortunado dio con sus huesos en el suelo, y la cosa empezó a torcerse peligrosamente.

 

Tras una discusión entre los hermanos y un grupo, salieron los primeros armados, preparados para imponer su tiránico reino en las obras del Paseo Nuevo. Los contrarios, eran tres obreros llamados Isidro Ruiz, Mariano Díaz (el que se había dado el trompazo) y Dámaso Portugal. La bronca empezó frente al edificio donde se encontraba el Bar Internacional, que a riesgo de equivocarme nos situaría en la calle Aldamar, esquina con Soraluce.

 

Comenzaron los golpes, e Isidro pudo neutralizar a uno de los hermanos que estaba armado con un palo, y tras inmovilizarlo en el suelo, recibió una profunda y mortal puñalada en la espalda, lanzada por el otro matón, que ya había dejado heridos a los otros dos trabajadores. Tras esta cobarde y criminal acción los dos hermanos huyeron a la carrera.

 

Estos dos sangrientos matones se llamaban Pedro y Donato Balda Mendieta. El primero fue detenido cuando salía de su domicilio en la calle Ferrocarril, tras haberse cambiado de ropa, justo cuando iba a huir de la ciudad. El segundo, Donato, el traidor asesino del pobre Isidro, fue detenido en la calle Oquendo.

 

Los hermanos ingresaron en la cárcel de Ondarreta, tras confesar su crimen.

 

El muerto se llamaba Isidro Ruiz Berraondo, de 47 años, casado, y natural de Haro. El fatal ataque le había perforado uno de sus pulmones. Dámaso, de 36 años, era de Armiñón, y resultó contusionado y con heridas en la frente. Su compañero, Mariano, tenía una herida leve en la mano.

 

Los asesinos eran naturales de Arbuzu, Navarra, y tenían 19 y 17 años respectivamente.

 

Vidas echadas a perder...

 

El Pueblo Vasco.

30 de Mayo de 1915

Published by comedurasdetarro - en CURIOSIDADES
Comenta este artículo
19 octubre 2015 1 19 /10 /octubre /2015 15:22
DE PROFESIÓN "MIRÓN"

DE PROFESIÓN "MIRÓN"

 

     En nuestro precioso monte Urgull, existía un personaje, funcionario municipal, encargado de velar para que entre sus escondidos rincones y senderos, las parejas de enamorados no se "perdieran"...

 

     En una entrevista que se le realizó en El Diario Vasco el año 1938, soltó algunas perlitas, dignas de ser perpetuadas en la pequeña historia de nuestra gran ciudad.

 

     "A las parejas que habitualmente vienen por aquí las tengo catalogadas y sé de qué pie cojean. En cuanto aparece una nueva, me basta un día para estudiarla; y conozco los miradores del monte tan al dedillo, que, sin que ella sepa si quiera que yo existo, me doy cuenta de todos sus pasos".

 

     Aunque después matiza que eso no significa que se dedique a perseguir a los novios por gusto. "Me gusta cumplir bien con mi deber".

 

     También dice:

 

     "Padres de familia ha habido que me han dado las gracias, porque les avisé a tiempo para que ataran corto a alguna chiquilla precoz. Y también hubo alguno, que por no haberme hecho caso, vino luego llorando a pedirme perdón, cuando ya no había remedio".

 

     Lo más curioso es que le llegó, unos años antes de comenzar la Guerra Civil, una carta desde Barcelona, escrita por un asiduo, molesto... o molestado, y anónimo veraneante, en la que le retaba a "cazarle" en sus devaneos amorosos clandestinos entre nuestra frondosa vegetación de Urgull. Lamentablemente desconocemos si vino o no, al ser interrumpida la labor de Cupido en nuestro monte, durante los tristes años de esa sangrienta contienda.

 

     Este personaje, contratado por el Ayuntamiento desde el año 1922, se llamaba Félix Haceta, y vivía con su familia en la casa que existe en la subida al castillo, detrás de Santa María. Tenía ocho hijos, de los cuales cuatro eran chicas...

 

     ¡¡¡Ahora me explico el porqué de tanto celo!!!

DE PROFESIÓN "MIRÓN"
Published by comedurasdetarro - en CURIOSIDADES
Comenta este artículo

De Qué Va Esto?

  • : PONIENDO ROSTROS
  • PONIENDO ROSTROS
  • : CURIOSIDADES Y FOTOGRAFIAS RELACIONADAS CON LA HISTORIA ANECDOTAS DE MI CIUDAD SAN SEBASTIAN ARTICULOS E INVESTIGACIONES SOBRE TEMAS HISTÓRICOS DEL CASTILLO DE LA MOTA DE SAN SEBASTIAN - DONOSTIA.
  • Contacto

Me Presento

  • comedurasdetarro
  • Mi Nombre:
JOSÉ MARÍA LECLERCQ SÁIZ
Arqueólogo por titulación, historiador por afición.
  • Mi Nombre: JOSÉ MARÍA LECLERCQ SÁIZ Arqueólogo por titulación, historiador por afición.

COLABORACIONES CON MEDIOS

220px-Captain Sir George Ralph Collier

He sido invitado al programa "La Mecánica del Caracol" de Radio Euskadi, para aportar mi visión diferente del Asedio de San Sebastián de 1813 y del Cementerio de los Ingleses del Monte Urgull de la Capital donostiarra.

 

Aquí os dejo el enlace: (es a partir del minuto 26)

 

http://audios.ak.cdn.eitb.com/multimedia/audios/2013/09/05/1183446/20130905_17290709_0006216797_002_001_MECANICA_5_9.mp3?__utma=197087544.815877857.1378409429.1378409429.1378454323.2&__utmb=197087544.2.10.1378454323&__utmc=197087544&__utmx=-&__utmz=197087544.1378454323.2.2.utmcsr=eitb.com|utmccn=%28referral%29|utmcmd=referral|utmcct=/es/radio/radio-euskadi/programas/la-mecanica-del-caracol/&__utmv=-&__utmk=131552463

Busca Y Encontrarás

Páginas