Overblog
Seguir este blog
Administration Create my blog
15 enero 2016 5 15 /01 /enero /2016 19:53
CONDECORADOS POR LA ACCIÓN DE HERNANI 1874

RECOMPENSAS OTORGADAS

POR EL MINISTERIO DE LA GUERRA

POR EL

ASEDIO Y BOMBARDEO DE HERNANI

LOS DÍAS 29, 30 Y 31 DE MAYO

Y 1º DE JUNIO DE 1874.

 

BATALLÓN DE VOLUNTARIOS DE SAN SEBASTIÁN

 

Con la Cruz roja de segunda clase del Mérito militar:

 

Comandante D. José Brunet.

 

Con la Cruz de primera clase al Mérito militar:

 

Ayudante D. Ambrosio Martínez.

Teniente D. Severo Miramón.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Voluntario D. José Azurza.

Voluntario D. José Oyarzabal.

Voluntario D. José Esponda.

Voluntario D. Pablo Rodríguez.

Voluntario D. Andrés Egoscozabal.

Voluntario D. Juan Bautista Oyarzábal.

Voluntario D. Alejandro Martínez.

Voluntario D. Gabriel Guelbenzu.

Voluntario D. Francisco Mocoroa.

Voluntario D. Manuel Saralegui.

Voluntario D. Alejandro Iribas.

Voluntario D. Miguel Rezola.

Voluntario D. Felipe Zubilurriza.

Voluntario D. Antonio Guinda.

Voluntario D. José Guzmendi.

Voluntario D. José María Aristizabal.

Voluntario D. Sebastián Escurra.

 

VOLUNTARIOS MÓVILES DEL TERCER DISTRITO.

 

Con la Cruz roja de primera clase del Mérito militar:

 

Capitán D. José Arrieta.

Teniente D. Juan José Celaya.

Alférez D. Bibiano Lacunza.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Juan Siperts.

Cabo primero D. Juan José Guisasola.

Cabo segundo D. Miguel Vera Sánchez.

Voluntario D. Gregorio Iguiñez.

Voluntario D. Juan José Guisasola.

Voluntario D. José María Ibarburu.

Voluntario D. Juan Bordaico.

Voluntario D. Juan Bordaico.

Voluntario D. Juan Miguel Olano.

Voluntario D. Pedro López.

Voluntario D. Tomás Arrieta.

Voluntario D. Benito Basurto.

 

VOLUNTARIOS LOCALES DE HERNANI

 

Con la Cruz roja de segunda clase al Mérito militar:

 

Comandante D. Ruperto Erice.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. Ignacio Liciaga.

Teniente D. Martín Urcelay.

Teniente D. Alberto Biribén.

Alférez D. Francisco Royo.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento segundo D. José Oteiza.

Sargento segundo D. Manuel Arrieta.

Cabo primero D. José Manuel Manés.

Cabo primero D. José Miguel Erausquin.

Cabo segundo D. Agustín San Sebastián.

Cabo segundo D. Juan José Espolosín.

Voluntario D. Fermín Zuaznabar.

Voluntario D. Manuel Ugalde.

Voluntario D. Juan José Miner.

Voluntario D. José Miguel Echevarría.

Voluntario D. Marcial Corraldi.

Voluntario D. José María Gabarain.

Voluntario D. Miguel Arrostride.

Voluntario D. Pedro María Gabarain.

Voluntario D. Pedro Ugalde.

Voluntario D. Cayetano Michelena.

Voluntario D. Manuel Olaizola.

Voluntario D. Manuel Bengoechea.

Voluntario D. Francisco Echenique.

Voluntario D. Francisco Arsuaga.

Voluntario D. Valentín Galarde.

 

HERIDOS

 

MÓVILES DE GUIPÚZCOA PRIMERA COMPAÑÍA

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. Gregorio Arcelus.

Alférez D. Genaro Larragoyen.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar pensionada con 7.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Juan Liboa.

Voluntario D. ulián Goenechea.

Voluntario D. Luciano Calloin.

 

VOLUNTARIOS DE SAN SEBASTIÁN

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Voluntario D. Francisco Domercq

Voluntario D. Manuel Bayona.

Voluntario D. Claudio Olarra.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Lorenzo Goizueta.

Voluntario D. José María Echevarría.

Voluntario D. Teodoro Anasagasti.

Voluntario D. Fermín Lascurain.

Voluntario D. Trino Arrigorriaga.

 

Datos extraídos literalmente del listado aparecido en "El Diario de San Sebastián", publicados el 1 de Noviembre de 1874.

Published by comedurasdetarro
Comenta este artículo
15 enero 2016 5 15 /01 /enero /2016 19:44

RELACIÓN DE RECOMPENSAS

OTORGADAS POR EL

MINISTERIO DE LA GUERRA

POR LA

DEFENSA DE LA VILLA DE TOLOSA

EN

NOVIEMBRE Y DICIEMBRE DE 1873,

ENERO Y FEBRERO DE 1874.

COMPAÑÍA DE VOLANTES DEL DISTRITO DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja de primera case al Mérito militar:

 

Alférez graduado Teniente D. José Uranga

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento segundo D. Antonio Elorrio

Cabo segundo D. (...) Garro.

Cabo segundo D. José Yarza.

Voluntario D. Ignacio (...)rana.

Voluntario D. Antonio Beguiristain.

Voluntario D. Leonardo Lizaso.

Voluntario D. (...)in Gogorza.

Voluntario D. José Aramburu.

Voluntario José Azpetiarte.

Voluntario D. (...) Alcorta.

Voluntario D. José Ecenarro.

 

VOLUNTARIOS DE LA REPÚBLICA DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja de segunda clase al Mérito militar:

 

Primer Comandante D. Francisco Mendía.

 

Con la Cruz roja de primera clase al Mérito militar:

 

Capitán D. José Miguel (...)ola.

Teniente D. Manuel Ezcurdia.

Alférez D. Pedro Mendiburu.

Alférez D. Julián Mendía.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Juan de la Cruz Arrúe.

Sargento segundo D. (...)el Otermin.

Sargento segundo D. Estanislao Bereciartúa.

Cabo D. Juan Acuña.

Cabo D. Modesto Gorosabel.

Cabo D. José Alarce (...).

Cabo D. José Joaquín Echeverría.

Cabo D. Adrián Hidalgo.

Cabo D. (...)rio Gimenez.

Voluntario D. Santos Urdan(...).

Voluntario D. Valentín Ibarzábal.

Voluntario D. Domingo Gallinas.

Voluntario D. Vicente (...)gueras.

Voluntario D. Francisco Marcona.

Voluntario D. Bernardo Zumeta.

Voluntario D. (...)s Ramos.

Voluntario D. Santiago Yunirrátegui.

Voluntario D. José Antonio (...)ino.

Voluntario D. Julián Enrique.

Voluntario D. Joaquín María Osinalde.

Voluntario D. Miguel Beracoechea.

Voluntario Francisco Castellano.

Voluntario Juan José Alvea.

Voluntario Francisco Vallarín.

Voluntario Juan F. Aguirrezabala.

Voluntario D. Antonio Arbe.

Voluntario D. Pedro Zubieta.

Voluntario D. Francisco Peña.

Voluntario D. Juan Felipe Alberdi.

Voluntario D. Juan José Arsuaga.

Voluntario D. José María Garciarena.

Voluntario D. Baldomero Sebastián.

Voluntario D. Juan José Mounita.

Voluntario D. Julián Ituarte.

Voluntario D. Hilario Berola.

Voluntario D. Silvestre Zubeldia.

Voluntario D. Cirilo Urdangarín.

Voluntario D. Severiano Saldaña.

Voluntario D. Policarpo Aliconte.

 

COMPAÑÍA DE VOLANTES DEL CUARTO DISTRITO

 

Con la Cruz de primera clase del Mérito militar:

 

Capitán D. Ramón Arcelus.

Teniente D. José María Lopetegui.

Alférez D. Ruperto Lafuente.

 

Con la Cruz sencilla al Mérito militar:

 

Sargento primero D. Francisco Zabala.

Sargento segundo D. Modesto Echevarría.

Cabo primero D. Fulgencio Sala.

Cabo segundo D. Fermín Lucas.

Corneta D. Salvador Pico.

Voluntario D. José María Olmedo.

Voluntario D. Agapito Echevarría.

Voluntario D. Francisco Navascués.

Voluntario D. Gabriel Galasondo.

Voluntario Valentín Pariño.

Voluntario D. Sinforiano (...)año.

 

HERIDOS

 

MÓVILES DE LA REPÚBLICA

 

Con la Cruz roja del Mérito militar pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Fermín Lúcas.

 

VOLUNTARIOS DE TOLOSA

 

Con la Cruz roja del Mérito militar pensionada con 7.50 pesetas al mes:

 

Cabo D, osé Iturzaeta

Cabo D. José Echevarría.

 

Con la Cruz pensionada con 2.50 pesetas al mes:

 

Voluntario D. Pedro Bastida.

Voluntario D. Remigio Murguiondo.

Voluntario D. José Belza.

Voluntario D. José Aldasoro.

 

Datos extraídos literalmente del listado aparecido en "El Diario de San Sebastián", publicados el 1 de Noviembre de 1874.

Published by comedurasdetarro - en Guerra Carlista
Comenta este artículo
25 noviembre 2015 3 25 /11 /noviembre /2015 18:17
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936

En este trabajo recopilatorio de fotografía publicadas por la revista "L'Illustration" en Enero de 1937, me limito a transcribir los pies de foto.

Puede haber algún error con la utilización del término "nacionaliste", aunque posiblemente se refiera en la mayor parte de las fotos a las tropas nacionales. Hay alguna como la de los soldados atravesando el pueblo de Oyarzun hacia el frente, en la que creo que se trata de tropas gubernamentales.

Al lector le toca discernir sobre la materia.

Espero que os gusten.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
El periodista francés Raymond Vanker, después de haber salvado de las llamas a un bebé en Irún, atraviesa corriendo el puente Internacional que conduce a Hendaya.

El periodista francés Raymond Vanker, después de haber salvado de las llamas a un bebé en Irún, atraviesa corriendo el puente Internacional que conduce a Hendaya.

En Hendaya: El interminable desfile de evacuados de Irún (Mujeres, niños, ancianos) que, nada más atravesar el punto fronterizo sobre el Bidasoa, son recibidos por los gendarmes franceses que los conducen hacia los refugios improvisados.

En Hendaya: El interminable desfile de evacuados de Irún (Mujeres, niños, ancianos) que, nada más atravesar el punto fronterizo sobre el Bidasoa, son recibidos por los gendarmes franceses que los conducen hacia los refugios improvisados.

En Behobia: Milicianos gubernamentales, rechazados por los nacionales en Behobia y en peligro de ser cercados, se dejan desarmar por los gendarmes en territorio francés, desde donde seguirán las fases de la batalla que se sucede en el otro lado del puente.

En Behobia: Milicianos gubernamentales, rechazados por los nacionales en Behobia y en peligro de ser cercados, se dejan desarmar por los gendarmes en territorio francés, desde donde seguirán las fases de la batalla que se sucede en el otro lado del puente.

El bombardeo de Irún por la artillería nacional.

El bombardeo de Irún por la artillería nacional.

Un obús tiro corto" cae en la mar delante de San Sebastián.

Un obús tiro corto" cae en la mar delante de San Sebastián.

Llegada a la posición de una batería de montaña en la región de Oyarzun.

Llegada a la posición de una batería de montaña en la región de Oyarzun.

El coronel Beorleguy (sic) vigilando con los gemelos el bombardeo de Irún.

El coronel Beorleguy (sic) vigilando con los gemelos el bombardeo de Irún.

Oficiales de artillería ordenando el tiro sobre Rentería.

Oficiales de artillería ordenando el tiro sobre Rentería.

Una ametralladora en acción en el frente de Irún.

Una ametralladora en acción en el frente de Irún.

El fuerte de San Marcial, posición fortificada por los nacionalistas.

El fuerte de San Marcial, posición fortificada por los nacionalistas.

Distribución de granadas improvisadas.

Distribución de granadas improvisadas.

Refuerzos nacionalistas atravesando Oyarzun, en marcha hacia el frente Irún - San Sebastián.

Refuerzos nacionalistas atravesando Oyarzun, en marcha hacia el frente Irún - San Sebastián.

Los civiles y milicianos de Irún que no pueden llegar a Francia por el puente Internacional toman barcas para atravesar el Bidasoa; tras desembarcar, los milicianos son invitados a deponer sus armas,los heridos son transportados a hombros, las mujeres se reunen en grupos, atemorizadas, desconsoladas, algunas de ellas con sus hijos pequeños.

Los civiles y milicianos de Irún que no pueden llegar a Francia por el puente Internacional toman barcas para atravesar el Bidasoa; tras desembarcar, los milicianos son invitados a deponer sus armas,los heridos son transportados a hombros, las mujeres se reunen en grupos, atemorizadas, desconsoladas, algunas de ellas con sus hijos pequeños.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
La evacuación de Irún y de Fuenterrabía hacia Hendaya, el 3 y 4 de Septiembre.

La evacuación de Irún y de Fuenterrabía hacia Hendaya, el 3 y 4 de Septiembre.

Niños, mujeres, viejos, heridos (algunos de los cuales mueren durante la travesía), acercándose a a orilla francesa del Bidasoa, son desembarcados y pueden contemplar, al otro lado del rio, las humaredas del incendio de Irún.

Niños, mujeres, viejos, heridos (algunos de los cuales mueren durante la travesía), acercándose a a orilla francesa del Bidasoa, son desembarcados y pueden contemplar, al otro lado del rio, las humaredas del incendio de Irún.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
A la carrera, con sus rebaños o siguiendo a los camiones cargados con bultos de ropas, los habitantes de Behobia y los milicianos renuncian a luchar en ese frente atravesando el puente fronterizo refugiandose en Francia.

A la carrera, con sus rebaños o siguiendo a los camiones cargados con bultos de ropas, los habitantes de Behobia y los milicianos renuncian a luchar en ese frente atravesando el puente fronterizo refugiandose en Francia.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
Grupo de milicianos refugiados en Francia después de su desarme, ylas armas y municiones que se les ha hecho depositar en la aduana de Behobia.

Grupo de milicianos refugiados en Francia después de su desarme, ylas armas y municiones que se les ha hecho depositar en la aduana de Behobia.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
La llegada de los primeros destacamentos nacionales en los barrios de Irún el 4 de Septiembre: las patrullas hacen salir a algunos habitantes que se han quedado en el lugar y los registran.

La llegada de los primeros destacamentos nacionales en los barrios de Irún el 4 de Septiembre: las patrullas hacen salir a algunos habitantes que se han quedado en el lugar y los registran.

FOTOGRAFIAS DEL FRENTE IRÚN - SAN SEBASTIÁN 1936
Irún en llamas tal y como se ve desde la orilla francesa.

Irún en llamas tal y como se ve desde la orilla francesa.

Cadaveres de milicianos caidos en la esquina en ruinas de un edificio.

Cadaveres de milicianos caidos en la esquina en ruinas de un edificio.

Uno de los barrios importantes de la villa después del incendio de sus inmuebles por los anarquistas.

Uno de los barrios importantes de la villa después del incendio de sus inmuebles por los anarquistas.

Grupo de rconocimiento nacional delante de la única tienda todavía no alcanzada por las llamas.

Grupo de rconocimiento nacional delante de la única tienda todavía no alcanzada por las llamas.

Tropas nacionales avanzando en las inmediaciones de San Sebastián.

Tropas nacionales avanzando en las inmediaciones de San Sebastián.

Después de los combates en Guipúzcoa: los nacionales trasladan sus muertos a la retaguardia a través de las montañas.

Después de los combates en Guipúzcoa: los nacionales trasladan sus muertos a la retaguardia a través de las montañas.

La entrada de las tropas nacionales en San Sebastián el 13 de septiembre. El jefe de un destacamento aclamado por la multitud.

La entrada de las tropas nacionales en San Sebastián el 13 de septiembre. El jefe de un destacamento aclamado por la multitud.

Plaza de Guipúzcoa: La multitud saluda a la bandera izada en el balcón del palacio de la Diputación (de la cual vemos un fragmente en el ángulo superior izquierdo)

Plaza de Guipúzcoa: La multitud saluda a la bandera izada en el balcón del palacio de la Diputación (de la cual vemos un fragmente en el ángulo superior izquierdo)

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA GENERAL
Comenta este artículo
29 octubre 2015 4 29 /10 /octubre /2015 11:42
LA MUERTE DEL CORONEL OSTA. REGIMIENTO LUCHANA 28.

RECUERDOS DE UN 20 DE ENERO DEL AÑO 1873

EL DÍA DE SAN SEBASTIÁN MÁS TRÁGICO

 

     Amaneció el día lluvioso, y continuó cayendo agua sin interrupción, a veces acompañada de un fuerte ventarrón, amenizado con truenos y rayos.

 

     En un San Sebastián cercado por el levantamiento armado de los partidarios de Don Carlos, en nuestra liberal y progresista ciudad, a pesar de todos los problemas, nuestros antepasados buscaban un ambiente de normalidad en sus calles, y para lograrlo, celebraban el día del patrono de la ciudad con la tradicional "tamborrada".

 

     Pero en las calles de San Sebastián se nota algo anormal y extraordinario, hay movimiento de tropas en sus calles, el regimiento de Luchana (1), que guarnece la plaza, se atavía con arreos de combate.

 

     Son las ocho de la mañana y el continuo toque de cornetas, anuncia en todas las calles a los soldados llamada a la carrera.

 

     La población donostiarra, alarmada, se echa a las calles, a los balcones, y se pregunta si habrá marcha del regimiento, si han sido destinados a otro lugar y se marchan..., nadie sabe nada a ciencia cierta, pero lo seguro es que pasa algo importante. Los sones de las trompetas, de los tambores, de las suelas de los soldados, del choque de las armas, los gritos, las órdenes, todo es alarmante.

Soldados del Reg. Luchana 28 en San Sebastián. Fondos del Museo de San Telmo.

Soldados del Reg. Luchana 28 en San Sebastián. Fondos del Museo de San Telmo.

     El regimiento de Luchana bate marcha, los sincronizados pasos de sus 400 soldados retumban en las calles de la Parte Vieja, y en unión del mismo, parte también media compañía de la Guardia Civil (2). En vanguardia va un puñado de Miqueletes, y a la cabeza de la tropa aparece, a caballo, el valiente coronel Osta.

 

     La fuerza parte por la calle San Jerónimo y casi llegando al Boulevard, a la altura de la esquina con la de Embeltrán se encuentra con el tamboril que anuncia el día festivo de San Sebastián con los alegres acordes de alguna de las marchas festivas donostiarras.

 

     Curioso y trágico a la vez. La música de unos marcha a la guerra, a morir o a matar. La de otros anuncia fiesta y diversión. La población sale a la calle, despide a los jóvenes, los anima y vitorea, pero finalmente esta vuelve y va... al primer buey de la mañana, la tan deseada sokamoturra.

 

     Los carlistas iban extendiendo su campo de acción, señal evidente de la importancia que adquirían las fuerzas del pretendiente. Era preciso realizar una acometida por estos alrededores, pues se supo que en los montes de Usúrbil y en la barriada de San Esteban de la misma villa, se habían reunido un buen número de fuerzas carlistas.

 

     El comandante general de Guipúzcoa ordenó al coronel Osta que el día 20 saliera con las tropas que disponía a atacar al enemigo, que acampaba en los montes de Usúrbil (3). Eso era lo que se estaba desarrollando en nuestra ciudad. El Luchana nº 28 obedecía las órdenes recibidas. El valeroso coronel Osta, jefe al mando del Luchana, tenía la orden de "atacar al enemigo de frente y donde quiera que le hallara", y esa era su intención.

Plano de Usúrbil en el que se detalla el lugar del enfrentamiento.

Plano de Usúrbil en el que se detalla el lugar del enfrentamiento.

     El veterano oficial sabía desde el primer momento que la empresa era imposible, entre otras muchas causas, por la lluvia torrencial de aquel día y por el estado en que llegaría al combate la escasa fuerza con que contaba, tras una marcha a toda velocidad, con viento, frío y continuos aguaceros.

 

     El campo de acción era el valle de Usúrbil, justo pasado su antiguo puente. La fuerza carlista, distribuída por todo el monte de San Esteban, contaba con el doble de efectivos que los republicanos salidos de San Sebastián, y además el enemigo se encontraba parapetado tras el espeso arbolado de San Esteban, dominando la zona del futuro combate desde las alturas.

 

     El coronel Osta se dirigió por la carretera al citado puente y al entrar en él, alguien le objetó prudentemente en estos términos:

     - Mi coronel, va a entrar usted al matadero!

     - Yo voy donde me mandan órdenes superiores ¡Muchachos, adelante! - contestó impertérrito el arrojado coronel de Luchana.

 

Empezó el tiroteo; nuestra fuerza se distribuyó debidamente; el avance hacia la ermita dio comienzo con toda la precaución posible; al frente se destacaba con imperturbable serenidad, la figura del coronel.

 

     El coronel Don Luis Osta Espinal, en el momento en que parecía iba a dar una voz de mando, cae del caballo, muerto, con el cráneo atravesado por los disparos carlistas (4). Era imposible avanzar, la empresa era imposible, pero había que obedecer y obedeció. El coronel Osta cumplió la orden superior: atacó de frente al enemigo.

El puente de Usúrbil. Fotografía tomada por Fco. López Alén 29 años después del enfrentamiento.

El puente de Usúrbil. Fotografía tomada por Fco. López Alén 29 años después del enfrentamiento.

Señalado con una X el lugar en donde cayó muerto el corone Osta, justo en el arranque del puente. Fotografía tomada por Fco. López Alén el año 1902.

Señalado con una X el lugar en donde cayó muerto el corone Osta, justo en el arranque del puente. Fotografía tomada por Fco. López Alén el año 1902.

     Tomó el mando el segundo jefe, el cual no pudo disponer más que una retirada hábil a Usúrbil.

 

     La misma noche entraba en San Sebastián la fuerza que partió a la mañana. en estado lastimoso, maltrecha a consecuencia no sólo del huracanado tiempo, sino principalmente por aquella inicua orden dictada por la más absoluta ignorancia, única responsable de tan desgraciada operación (5).

 

     Los carlistas desnudaron del todo el cadáver del bravo coronel y, seguramente, habrá en Guipúzcoa quien lea estos renglones, y lo remorderá la conciencia, exclamando para sus adentros:¡Yo fui el primero que echó mano sobre la ropa del coronel del Luchana!! (6)

 

     Así termino aquel desventurado 20 de Enero de 1873, día de San Sebastián.

 

 

     (1) Un destacamento de este regimiento se encontraba de guarnición en San Sebastián. En la prensa se informó que la columna estaba formada por 8 compañías de este regimiento, pero este número me parece excesivo, ya que en ese caso estaríamos hablando de una columna cercana o superior al millar de hombres.

 

     Este regimiento se formó en 1808 a partir del Batallón de tiradores de Ledesma.

 

     Su historia es curiosa, al haber combatido a favor de Napoleón en el frente de Rusia entre 1811 y 1813. Después se pasó el regimiento a las líneas del Zar, a favor del cual combatió contra sus antiguos aliados como "Regimiento Imperial Alejandro". Por esta circunstancia, tras su regreso a España, era conocido como "El Moscovita".

 

     Fue disuelto en 1960.

 

     (2) No se conoce exactamente el número de efectivos de la columna, por lo que las cifras varían entre los 300 y 400 hombres.

 

     (3) El ambiente estaba muy tenso. Santa Cruz campaba a sus anchas en Guipúzcoa, reclutando voluntarios en cada pueblo que "visitaba", y "recaudando" fondos para su causa. Los reconocimientos para localizarle y acabar con él eran infructuosos, siempre escapaba de las columnas liberales. Hasta seis de estas al mismo tiempo le buscaban sin resultados positivos, para desesperación de sus jefes.

 

     En 1873 incendió la estación de Hernani e inutilizó la vía férrea con una partida de 40 hombres, en cumplimiento de la orden del general Lizarraga del 6 de Enero. También reclutó voluntarios en Astigarraga, Alza, Loyola y a las mismas puertas de San Sebastián.

 

     El partido liberal pedía "El empleo de la más extremada dureza a que un pueblo civilizado puede llegar", frase que despeja cualquier duda sobre el clima de odio que reinaba entre las partes. Este fue el ambiente que motivó la insensata orden de ese ataque contra fuerzas muy superiores y mejor posicionadas.

 

     (4) Su hermanastro, subteniente del ejército republicano, en venganza por su muerte acuchilló a tres vecinos de Hernialde una semana después, simplemente por ser amigos del cura Santa Cruz. Poco tiempo después el subteniente Osta fue hecho prisionero, y cuando Santa Cruz se enteró, dio inmediatamente orden de fusilarlo como venganza.

 

     En el diario La Constancia del 30 de Octubre de 1926 se publicó esta historia que transcribo literalmente (sic):

 

     "Santa Cruz, que como hemos dicho, había residido en Hernialde en la casa Olózaga de los Ateagas, rugió de cólera cuando se enteró del crimen y de sus agravantes circunstancias, asegurando que no dejaría vivo un miquelete que cayera en su poder, presumiendo que ellos, por ir siempre en las avanzadas de las fuerzas del ejército, habrían sido sus autores: lamentándose de que estos hechos vandálicos, impusieran la guerra sin cuartel. Más tarde se enteró que los asesinos no habían sido los miqueletes, sino el subteniente Osta.

 

     En el libro de difuntos de Hernialde consta "que el 30 de Abril de 1873 se celebraron funerales solemnes en aquella parroquia por las almas de los finados Juan Andrés de Ateaga y Tapia, hijo de don Juan Manuel, y don José de Ateaga e Irazusta, padre e hijo víctimas inocentes, que el día 26 de Enero de 1873 fueron muertos por las tropas liberales en jurisdicción de la Universidad de Aya (Guipúzcoa), y cuyas partidas de defunción se hallan extendidas en dicha Universidad. La misma suerte sufrió también el vecino de Hernialde don José Francisco Beloqui, de 18 años de edad y recientemente casado, que junto con el José Esteban, traía un pase de libertad firmado por Santa Cruz para que pacíficamente regresaran a sus casas.

 

     Osta es cojido prisionero

 

     Algún tiempo después, fue destinado Osta, con el teniente de miqueletes Sarasola, a guarnecer el fortín de Elgueta.

 

     "Más viendo uno y otro oficial (dice el diario de operaciones de don Cruz Ochoa) que las partidas no los hostilizaban, se hicieron excesivamente confiados, y salían a hacer tertulia con los labriegos y labriegas de alrededor.

 

     Un buen día una partida carlista les preparó una emboscada; y echándoles el ¡Alto! Osta se entregó; no así Sarasola, que trató de huir, siendo alcanzado por las balas de los carlistas. Caído en tierra resistió con su revólver, y murió disparando contra los carlistas".

 

     "El jefe de la partida dio parte al general Lizarraga, que era antiguo amigo del coronel Osta, quizás por haber servido juntos en la guerra de África, y este le contestó que el Osta prisionero era de buena familia y lo conservase, pues le podía prestar (al jefe de la partida) buenos servicios, en la instrucción de los voluntarios en el manejo del fusil".

 

     No dejaba de ser una orden poco guerrera la del general Lizarraga, para con un prisionero sobre el que recaían tan tremendas acusaciones y cargos, como la muerte de aquellos indefensos paisanos, a quienes acuchilló y mutiló, sin más delito que el de ser amigos de Santa Cruz.

 

     Fusilamiento de Osta

 

     Pero el hombre propone y Dios dispone. Las circunstancias vinieron a reunir el 22 de Mayo en Elorrio, a la partida volante de Iturbe con su prisionero Osta, y a a de Santa Cruz; juntas ambas, salieron muy de mañana por soplo que tuvieron de movimiento de fuerzas enemigas, a encontrarse con ellas en los montes de Arechavaleta y Escoriaza, pasando por los denominados Besaide, Larragain y Sorgosia, siete horas de jornada, Y después de luchar bravamente como a su tiempo se dirá, retiráronse a la cima de la montaña, donde fue pasado por las armas el desgraciado prisionero. Decía así, el parte oficial:

 

     "Al subteniente Osta se le pasó por las armas en el monte donde estuvimos aguardando al enemigo, en castigo de haber matado él, según documentos que poseemos, el día 26 de Enero de 1873 en la Universidad de Aya (Guipúzcoa), a Juan Andrés Ateaga y Tapia, su hijo José Esteban Ateaga e Irazusta y su acompañante José Francisco Beloqui, todos tres vecinos de Hernialde y los dos primeros dueños de la casa Olózaga, donde y con quienes había residido Santa Cruz en Hernialde durante el tiempo que fue rector de dicho pueblo. Les mató sin más motivo que el de vengar la muerte de su hermano el coronel Osta, ocurrida en San Esteban de Usurbil, en una acción contra una de la partidas de Santa Cruz, el 19 de Enero de 1873, y sin más delito que el de ser quienes eran, y el de venir de verse con dicho jefe carlista, trayendo consigo un certificado o pase de libertad de ser soldado, a favor de su hijo".

 

     "Según informes del capellán, murió sumamente conforme y cristianamente".

 

     (5) La noticia del combate se extendió por toda la prensa del país. En "El Imparcial" se publicó de esta manera:

 

     "Ayer corrieron absurdos rumores respecto a encuentro de un batallón del regimiento de Luchana con las fuerzas de varias partidas facciosas de Guipúzcoa.

 

     Vamos a referir la verdad de lo ocurrido, no sólo porque así debemos hacerlo, sino también para desmentir dichos alarmantes rumores.

 

     El día 20 se tuvo noticia en San Sebastián de que las partidas del cura Santa Cruz, Iturbe y Lizarraga, fuertes de 400 hombres, se reconcentraban en Uzúrbil (sic) con el objeto aparente de correrse por Orto y la costa hacia la provincia de Vizcaya.

 

     Inmediatamente salió una columna compuesta de ocho compañías del regimiento de Luchana al mando de su coronel Sr. Osta, en dirección al lugar donde se hallaban las facciones. Estas ocupaban en una ermita próxima al pueblo fuertísimas posiciones atrincheradas, y el coronel Osta, con el denuedo y arrojo que caracterizan principalmente a nuestros bizarros oficiales, dio señal de atacar a la bayoneta, y poniéndose al frente de la columna, rompió la marcha en dirección de los parapetos carlistas.

 

      Estos recibieron a la columna con una descarga cerrada, tan desgraciada para el valiente jefe, que de los primeros disparos resultó mortalmente herido, pagando con su vida aquél rasgo de temerario arrojo. De la misma descarga quedaron muertos un sargento y heridos cuatro soldados, como en nuestro número de ayer indicábamos ligeramente.

 

     La columna, perdido su jefe, hizo alto y permaneció en aquél sitio durante largo tiempo esperando a su vez ser atacada por los carlistas; pero estos, seguros de que no podrían medirse con nuestros soldados, no se movieron de sus posiciones, ni siquiera los provocaron con nuevos disparos.

 

      La columna retiró al desgraciado cuanto animoso Sr. Osta, que al día siguiente falleció a consecuencia de sus heridas.

 

     Este es el hecho de la verdad y falso de todo punto cuanto se diga lo contrario.

 

     (6) Esta versión apareció publicada por Francisco López Alén. Otras fuentes afirman que resultó herido de gravedad, siendo inmediatamente trasladado a San Sebastián donde falleció al día siguiente. La versión de López Alén podría ser la correcta, al existir una partida de defunción en Usurbil y no en San Sebastián.

 

     Lo cierto es que fue enterrado en el Cementerio de San Bartolomé.

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA de SAN SEBASTIÁN
Comenta este artículo
26 octubre 2015 1 26 /10 /octubre /2015 07:57

PABLO AGUSTÍN DE AGUIRRE

Un capitán de la Armada Real

 

1º.- LA BATALLA NAVAL DEL 20 DE ABRIL DE 1740

 

     El navío de línea español "Princesa", armado con 70 cañones, partió del Ferrol junto a otras unidades el 17 de Abril de 1740, para intentar dar caza a una escuadra inglesa. Pero el fuerte mar reinante, ocasionó, tras dos días de navegación, serios daños en el mastelero mayor de proa, lo que dañó también el mesana y el palo mayor, que se partió por la mitad y cayó a la cubierta, destrozando gran parte de la jarcia, obligándole a dar media vuelta y regresar a puerto.

 

     Durante esta complicada travesía, como consecuencia de los vientos contrarios con los que se enfrentaba, se encontró, ahora en solitario, con una escuadra británica, compuesta por tres buques del mismo porte y número de cañones que el español. Los nombres de estos eran "Oxford" al mando del capitán Fitirs, "Kent", del capitan Durrs o Durell, y "Lennox", mandados respectivamente por el capitán de este último, Lord Colvill Maine. Las dos naciones se encontraban enredadas en la llamada Guerra de Asiento o de la Oreja de Jenkins, que se desarrolló entre 1739 y 1748.

El combate del Princesa. Museo Naval de Madrid.

El combate del Princesa. Museo Naval de Madrid.

     A las ocho de la mañana se acercaron los tres poderosos buques ingleses que, formando en línea de combate, empezaron a descargar sobre el "Princesa" un continuado y vigoroso cañoneo, defendiéndose el barco español con asombro de las triplicadas fuerzas británicas.

 

      Leamos lo que escribe Francisco López Alén, cronista de San Sebastián, en 1901:

 

     "El Princesa sufrió en los primeros momentos de la acometida la pérdida definitiva del mastelero de proa, pero a pesar de los repetidos efectos de la superioridad de fuerzas de los ingleses y de la extraordinaria desigualdad del combate, don Pablo Agustín de Aguirre, aguantó con incomparable valor y serenidad pasmosa, hasta las tres de la tarde, habiendo conseguido dejar fuera de combate al navío Oxford, por haberle destrozado la quilla los tiros del Princesa.

 

     También logró el Princesa averiar al Kent, de suerte que dos navíos enemigos estaban, si no deshechos, en bastante mal estado de continuar la lucha con el barco de Aguirre.

 

     En vista del aspecto que iba tomando para los ingleses aquel combate, celebraron consejo los comandantes de la escuadra inglesa, por medio de bocinas, resolviendo atacar al Princesa por el lado de popa, lo cual hicieron con ilimitada furia hasta la caída de la tarde.

 

     El blanco que del navío español hizo la flota enemiga, fue terrible, sus andanadas vomitaron sin cesar fuego y plomo certero sobre el barco del donostiarra Aguirre.

 

     La tripulación de la embarcación española se mantenía sublime; el timón del Princesa ya no podía maniobrar, toda su arboladura se había desgajado, ya ni tenía aparejos, ni nada que hiciera mover el barco.

 

     Imposible la duración de semejante situación. Aguirre había apurado todos los extremos esfuerzos de su grandiosa resistencia, y llegó el momento supremo de echar a pique el Princesa, pero antes, quiso Aguirre conocer el parecer de su oficialidad, y por mayoría de votos, se resolvió rendirse a la bandera inglesa. El Princesa no era más que una ruina, y ni municiones, ni absolutamente nada había a bordo que prestara defensa para alargar unos segundos tan crítico momento.

 

     Los ingleses se apoderaron del navío español, cuya cubierta estaba en tal estado que el agua iba enseñoreándose por toda la obra, por lo cual se tuvo que reparar algún tanto, para que no quedase sepultado en el mar."

El Princesa en pleno combate. Grabado de Peter Monamy.

El Princesa en pleno combate. Grabado de Peter Monamy.

     Durante la acción el número de bajas en ambos bandos es impreciso. Las cifras oscilan muchísimo. López Alén afirma que el "Princesa" tuvo ciento cincuenta muertos. Y sobre las bajas británicas, nos menciona a las publicadas por la Gaceta de Utrech el 16 de Mayo de ese año:

 

     "El 16 de Mayo del mismo año decía la Gaceta de Utrech, que los ingleses tuvieron en este horroroso combate, tres veces más bajas que los españoles".

 

     Algún trabajo de historiadores españoles las reducen a 70 muertos y 80 heridos.

 

     Otras fuentes, estas británicas, las reducen considerablemente, situando las propias en 17 muertos (8 del Oxford, 8 del Kent y 1 del Lennox) y 40 heridos (el mismísimo capitán Durell fue herido al perder una mano), y las españolas en 33 muertos, 100 heridos y 517 prisioneros.

 

     La noticia del combate fue publicada en la Gaceta de Madrid el 7 de Junio de 1740:

 

     “… Recibió el Almirantazgo la noticia de la presa de un navío de guerra español de 70 cañones, con 500 marineros y 200 hombres de tropa de marina, llamado la Princesa, que era uno de los que salieron del Ferrol y estaba mandado por el Capitán Don Pablo Agustín de Aguirre. Habiéndose hallado obligado a volver al Ferrol para repararle de los daños padecidos en una recia tempestad, que le sobrevino, dio a 30 leguas de aquel puerto con la escuadra inglesa que allí se hallaba.

 

     Empezó el combate con el navío de guerra el Lenox de 70 cañones, que al cabo de una hora perdió dos de sus mástiles, y mucha gente. El español peleó después de más de seis horas con el navío Kent, también de 70 cañones, que sucedió al primero, en cuyo tiempo hizo siempre el español una de las mejores maniobras, y llevaba tanta ventaja nuestro navío, que fue preciso pasar el Oxford, también de 70 cañones, a combatir al español, que por esa circunstancia, y hallándose con 70 hombres muertos y 80 heridos, se vio obligado a poner bandera y a entregarle a Lord Fitzroy, capitán de aquel navío, que trató al capitán español y a su gente con la diligencia que merecía su valor.

 

     El combate que se dio el día 19 del pasado empezó a la una del día y acabó a las siete y media de la tarde. Los navío el Lenox, el Kent y el Oxford llegaron el día 8 con su presa a la Playa de Santa Elena, en la Isla de Wight y el día 9 al puerto de Portsmouth, a donde envió la Corte la británica orden de tratar a los oficiales y a los marineros prisioneros con todo el cuidado posible".

 

     La escuadra inglesa, con los prisioneros españoles, llegaron a Plimouth entre el 8 y 9 de Mayo, llevando remolcado al Princesa, que había sido tomado por una dotación de presa perteneciente al "Oxford".

 

     La corte de Londres recibió al capitán Aguirre y a toda su oficialidad con gran delicadeza, pues en toda Inglaterra causó asombro el valor y coraje con que hicieron frente a la flota británica. Otras fuentes niegan este extremo, afirmando que solamente el capitán, por ser el comandante del navío recibió un trato cortés, mientras que el resto de la dotación sufrió muchas privaciones durante los casi tres años de cautiverio.

 

     El capitán Pablo Agustín de Aguirre permaneció durante su cautiverio hospedado en la casa de campo de los duques de Richman, quienes lo trataron en todo momento como si de un invitado, y no un prisionero de guerra, se tratara. Esta situación y el esmero en sus cuidados, hizo que mejorara considerablemente de las heridas que recibió durante la lucha.

 

     Al cabo de treinta y dos meses de cautiverio, después de que España e Inglaterra llevasen a efecto los intercambios de sus respectivos prisioneros de guerra, llegó a España la diezmada tripulación del Princesa.

 

2º.- PABLO AGUSTÍN DE AGUIRRE

 

     Donostiarra. Nacido en la ciudad de San Sebastián hacia el año 1697.

 

     Entró a servir en las flotas de Nueva España a corta edad, hecho muy normal en esos tiempos, y tras demostrar su valía y valentía, logró el grado de capitán de mar y guerra, y por tanto el mando de algún buque de la carrera de la Indias.

 

     Por una Real Orden de fecha 14 de Diciembre de 1727 fue nombrado Teniente de Navío, grado con el que sirvió en aguas de americanas. Al regresar a España se le ordenó presentarse en el navío "Andalucía", recientemente construido en los astilleros de La Carraca de Cádiz, a bordo del cual zarpó el 6 de febrero de 1730.

 

     Tras servir en el Mediterráneo en la escuadra del Teniente General Francisco Cornejo, regresó en Noviembre a Cádiz, donde fue ascendido al mes siguiente al grado de Capitán de Fragata.

 

     Por una Real Orden de fecha 18 de Febrero de 1731 se le otorgó el mando del navío "Castilla", al que se incorporó tan sólo cinco días después. Con esta unidad estuvo combatiendo a los buques corsarios que atacaban las rutas comerciales del mediterráneo. Tras sesenta y cinco días de misión regresó al puerto de Cartagena para reabastecer los buques de la escuadra de Don Miguel de Sada y Antillón, de la que formaba parte. Una vez terminada esta labor portuaria, zarpó hacia Cabo San Vicente para escoltar una escuadra de buques que venía desde las Américas.

 

     Tras una nueva misión en combinación con la flota británica contra los territorios que habían ocupado los austriacos tras la Paz de Utrech, se limitó a realizar transportes de tropas a las ciudades de Ceuta, de Melilla y a las islas Canarias. Fue relevado del mando de este buque el 15 de Enero de 1732.

 

     Su siguiente destino, otorgado por Real Orden de 4 de Junio del mismo año, será el mando del navío "Infante", con el participará en la campaña para la conquista de Orán. Tras esta acción se le ordenó navegar hasta La Habana para reforzar la flota de Nueva España, al mando de Don Rodrigo Torres.

 

     Esta escuadra y los transportes que protegían se vio azotada por una fortísima tempestad. De los cuatro navíos dos se perdieron, y de los diez y ocho transportes sólo uno sobrevivió. El "Infante" fue uno de los que sucumbió a la fuerza de la naturaleza, pero por fortuna una parte de su tripulación, entre la que se encontraba nuestro capitán donostiarra, logró llegar al puerto de La Habana a bordo de uno de los botes del navío. Inmediatamente se organizó una expedición con buzos para recuperar mercancías y tesoros, al encontrarse los barcos en la costa destrozados. De los restos de uno de estos, el "Rubi", se recuperaron algunas partes que sirvieron para completar el "Europa", que se encontraba casi terminado en el astillero de La Habana. Este navío fue su siguiente mando, con el que navegó hasta Cádiz como parte de la escuadra de Don Rodrigo Torres, en misión de escolta de un convoy en el que entre otras cosas, se transportaba parte del tesoro recuperado del desastre anterior. El viaje fue tranquilo arribando el 17 de Junio de 1734.

 

     Sus dos siguientes buques al mando fueron el "Reina" y el "Santa Teresa", a los que llegó acompañado de la tripulación que antes había estado a sus órdenes, hecho que demuestra el buen trato y la perfecta relación para con sus subordinados.

 

     En 1739 comienza la Guerra del Asiento con Gran Bretaña, como consecuencia de las limitaciones de comercio a los mercantes británicos. Se le otorgó el mando del "Princesa", con el que formó parte de la escuadra al mando de Don José Alonso Pizarro, formada con el "Guipúzcoa" (74), "Asia" (64), "Hermione" (54), "Esperanza" (50) y "San Esteban" (40). Zarparon rumbo al Cabo de Hornos desde el Ferrol con los resultados que ya he comentado al principio de este trabajo.

 

     Tras el combate y posterior cautiverio, el insigne donostiarra D. Pablo Agustín de Aguirre, fue recibido por la corte de España con los honores debidos a su extraordinario comportamiento. Por Real Orden fue ascendido al grado de Capitán de Navío y Capitán de la Compañía de Guardiamarinas de Cádiz. Este destino no lo desempeñó nunca, al ser licenciado por la debilidad que tenía a consecuencia de sus heridas.

 

     Después se retiró a su ciudad natal, San Sebastián, y aquí vivió respetado y admirado por toda Europa, tratando de recuperarse de las heridas que también había sufrido en el combate.

 

     Durante el período de la obra de la iglesia de Santa María, falleció esta insigne figura de la marina española, que nunca logró superar las heridas físicas y morales del combate, y fue enterrado en dicho templo el año 1745.

 

3º.- LOS BUQUES A SU MANDO

 

     "Andalucía"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Fue el primer navío construido en La Carraca (Cádiz).

Armado con 62 cañones.

Naufragó en 1740 en el Canal viejo de Bahama.

 

 

     "Castilla"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Construido en el astillero de Guarnizo.

Armado con 62 cañones.

Tras ser dado de baja en La Habana en 1736, se utilizó su arboladura y algunas efectos más en otro buque que se estaba construyendo en el astillero, y que llevará su mismo nombre.

 

 

     "Infante"

Navío de Línea.

Botado el 15 de Junio de 1732.

Astillero de Génova.

Armado con 60 cañones.

Naufragado en un temporal en el Canal de Bahamas.

 

 

     "Europa"

Navío de Línea.

Botado en 1734.

Astillero de La Habana.

Armado con 64 cañones.

Hundido el 10 de Junio de 1762 en la bocana de La Habana durante el ataque inglés.

 

 

     "Reina"

Navío de Línea.

Botado el 12 de Junio de 1729.

Astillero de Guarnizo.

Armado con 70 cañones.

Dado de baja en La Habana en 1743.

 

 

     "Santa Teresa"

Navío de Línea.

Botado el 11 de Enero de 1730.

Astillero de Guarnizo.

Armado con 60 cañones.

Dado de baja en La Carraca en 1743.

 

 

     "Princesa"

Navío de Línea.

Botado el 17 de Agosto de 1731.

Construido en Guarnizo, según los diseños de Gaztañeta, y con planos de Boyer y Autrán.

Características: Eslora 70 codos.

Manga 25 1/4 codos.

Puntal 12 1/2 codos.

Desplazamiento 1700 toneladas.

Capturado en el combate del 19 de Abril de 1740.

En la marina británica sirvió con el nombre de "Princess" en el Mediterráneo.

Fue estudiado a conciencia por su superioridad constructiva sobre los buques británicos de similar categoría. La Royal Navy varió sus directrices constructivas tras este combate, siguiendo las estudiadas en el Princesa. Incluso el Victory, buque insignia de Nelson en Trafalgar, está basado en el Princesa.

Combatió a los españoles en Tolón, siendo obligado a arriar bandera y retirarse del combate por los daños sufridos.

En 1760 es transformado en pontón, y el 30 de Diciembre de 1784 es vendido en la base naval de Plymouth.

Fue definitivamente desguazado en 1809.

3º.- FUENTES

  •      Marinos Ilustres. Pablo Agustín de Aguirre. Revista Euskal Erria. Camilo Riquer y Zabecoe.
  •      Buques de la Armada Española. Historiales. (1700 - 2014). P. Fernández Nuñez, J.M. Mosquera Gómez, J.M. Budiño Carlés. Instituto de Historia y Cultura Naval. Fundación Alvargonzález. Gijón. 2014.
  •      www.todoababor.es
  •      www.todoavante.es
  •      Recortes de artículos de prensa de Francisco López Alén.

Ver comentarios

Published by comedurasdetarro - en PERSONAJES DONOSTIARRASS
Comenta este artículo
23 octubre 2015 5 23 /10 /octubre /2015 11:57
LOS MATONES DEL PASEO NUEVO. UN ASESINATO EN SAN SEBASTIÁN

LOS MATONES DEL PASEO NUEVO

UN ASESINATO EN SAN SEBASTIÁN

 

Cuando los donostiarras paseamos por este precioso paseo que rodea el monte Urgull, y que nos regala auténticas joyas casi todos los anocheceres, somos desconocedores de su historia negra, oscura.

 

Os contaré.

 

Los obreros que construían este romántico lugar a principios del siglo XX, tenían un gran problema en el "tajo". Dos de sus compañeros, por llamarlos de alguna manera, eran unos gallitos chulos, que amargaban las jornadas a sus compañeros de obra. Insultos, algún golpe, empujones y amenazas, hacían que fueran temidos por el resto de atemorizados trabajadores .

 

Pero un día todo esto cambió, y lo hizo de manera trágica, como estas cosas suelen suceder...

 

Uno de estos matones, que eran hermanos, empujó a otro compañero cuando este portaba a sus espaldas un pesado saco de cemento. Este infortunado dio con sus huesos en el suelo, y la cosa empezó a torcerse peligrosamente.

 

Tras una discusión entre los hermanos y un grupo, salieron los primeros armados, preparados para imponer su tiránico reino en las obras del Paseo Nuevo. Los contrarios, eran tres obreros llamados Isidro Ruiz, Mariano Díaz (el que se había dado el trompazo) y Dámaso Portugal. La bronca empezó frente al edificio donde se encontraba el Bar Internacional, que a riesgo de equivocarme nos situaría en la calle Aldamar, esquina con Soraluce.

 

Comenzaron los golpes, e Isidro pudo neutralizar a uno de los hermanos que estaba armado con un palo, y tras inmovilizarlo en el suelo, recibió una profunda y mortal puñalada en la espalda, lanzada por el otro matón, que ya había dejado heridos a los otros dos trabajadores. Tras esta cobarde y criminal acción los dos hermanos huyeron a la carrera.

 

Estos dos sangrientos matones se llamaban Pedro y Donato Balda Mendieta. El primero fue detenido cuando salía de su domicilio en la calle Ferrocarril, tras haberse cambiado de ropa, justo cuando iba a huir de la ciudad. El segundo, Donato, el traidor asesino del pobre Isidro, fue detenido en la calle Oquendo.

 

Los hermanos ingresaron en la cárcel de Ondarreta, tras confesar su crimen.

 

El muerto se llamaba Isidro Ruiz Berraondo, de 47 años, casado, y natural de Haro. El fatal ataque le había perforado uno de sus pulmones. Dámaso, de 36 años, era de Armiñón, y resultó contusionado y con heridas en la frente. Su compañero, Mariano, tenía una herida leve en la mano.

 

Los asesinos eran naturales de Arbuzu, Navarra, y tenían 19 y 17 años respectivamente.

 

Vidas echadas a perder...

 

El Pueblo Vasco.

30 de Mayo de 1915

Published by comedurasdetarro - en CURIOSIDADES
Comenta este artículo
19 octubre 2015 1 19 /10 /octubre /2015 15:22
DE PROFESIÓN "MIRÓN"

DE PROFESIÓN "MIRÓN"

 

     En nuestro precioso monte Urgull, existía un personaje, funcionario municipal, encargado de velar para que entre sus escondidos rincones y senderos, las parejas de enamorados no se "perdieran"...

 

     En una entrevista que se le realizó en El Diario Vasco el año 1938, soltó algunas perlitas, dignas de ser perpetuadas en la pequeña historia de nuestra gran ciudad.

 

     "A las parejas que habitualmente vienen por aquí las tengo catalogadas y sé de qué pie cojean. En cuanto aparece una nueva, me basta un día para estudiarla; y conozco los miradores del monte tan al dedillo, que, sin que ella sepa si quiera que yo existo, me doy cuenta de todos sus pasos".

 

     Aunque después matiza que eso no significa que se dedique a perseguir a los novios por gusto. "Me gusta cumplir bien con mi deber".

 

     También dice:

 

     "Padres de familia ha habido que me han dado las gracias, porque les avisé a tiempo para que ataran corto a alguna chiquilla precoz. Y también hubo alguno, que por no haberme hecho caso, vino luego llorando a pedirme perdón, cuando ya no había remedio".

 

     Lo más curioso es que le llegó, unos años antes de comenzar la Guerra Civil, una carta desde Barcelona, escrita por un asiduo, molesto... o molestado, y anónimo veraneante, en la que le retaba a "cazarle" en sus devaneos amorosos clandestinos entre nuestra frondosa vegetación de Urgull. Lamentablemente desconocemos si vino o no, al ser interrumpida la labor de Cupido en nuestro monte, durante los tristes años de esa sangrienta contienda.

 

     Este personaje, contratado por el Ayuntamiento desde el año 1922, se llamaba Félix Haceta, y vivía con su familia en la casa que existe en la subida al castillo, detrás de Santa María. Tenía ocho hijos, de los cuales cuatro eran chicas...

 

     ¡¡¡Ahora me explico el porqué de tanto celo!!!

DE PROFESIÓN "MIRÓN"
Published by comedurasdetarro - en CURIOSIDADES
Comenta este artículo
16 octubre 2015 5 16 /10 /octubre /2015 07:49

En este listado aparecen los nombres de los muertos en San Sebastián durante los enfrentamientos en la insurrección antirepublicana, y durante los días en que la ciudad estuvo en manos de los distintos grupos pro gubernamentales.Los nombres están recopilados de las noticias de prensa, listados de "La Causa General" realizado por los vencedores de la Guerra Civil, listados de monumentos, de inetrnet,etc, etc.

 

Son todos los que están, pero seguramente, no estén todos los que son, al existir una gran confusión durante esos trágicos días vividos por nuestra ciudad.

 

De existir algún error, que posiblemente sea inevitable, me disculpo anticipadamente.

 

He intentado conducirme por entre estos trágicos momentos, de la manera más aséptica y neutral posible. No utilizo palabras como asesinado, ejecutado, etc, aunque para mi, todos los muertos en una guerra son asesinatos, y detrás de cada víctima hay un verdugo, al que su conciencia penará, si no lo hace la justicia, a lo largo de toda su vida.

 

Para evitar estos malos entendidos, anulo el "asesinado" por el término muerto, al ser su significado más general, sencillo, y neutro.

 

Gracias.

LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
LISTADOS DE MUERTOS EN SAN SEBASTIAN DEL 18 DE JULIO AL 14 DE SEPTIEMBRE DE 1936.
Published by comedurasdetarro - en HISTORIA DE SAN SEBASTIAN
Comenta este artículo
14 octubre 2015 3 14 /10 /octubre /2015 08:01
LA VERDADERA BANDERA DE SAN SEBASTIÁN

1.- INTRODUCCIÓN

     En Diciembre de 1996, el entonces alcalde de la ciudad de San Sebastián, Sr. Odón Elorza, basándose equivocadamente en que nuestra ciudad carecía de una bandera oficial, creyó necesario oficializar la utilizada en la actualidad, la blanca con el dado azul.

 

     Lástima que no se realizó un correcto estudio de nuestra historia donostiarra por parte del equipo municipal, en el que la verdadera bandera de nuestra querida Donostia volviese a ver la merecida luz.

 

 

2.- LA ANTIGUA BANDERA

     La verdadera bandera de San Sebastián, utilizada en todos los actos oficiales de nuestros antepasados hasta el fatídico año del incendio y saqueo de 1813, era blanca, de tafetán, cruzada por un aspa o cruz de San Andrés roja, luciendo en su centro, superpuesto a esa cruz, el escudo de la ciudad.

 

     Este detalle se conoce con total certeza por la documentación que se conserva en el Archivo del Obispado de Pamplona conocido como "Proceso de las Primicias de San Sebastián", litigado en 1785 - 86, contra D. Miguel Antonio de Remón, Vicario de Santa María (folios 219 - 224).

 

     En este documento puede leerse que en el año 1785, los notarios Sres. Juan Fermín de Echarri y D. Antonio Ángel Ventura de Arizmendi, fueron requeridos por el Vicario de la iglesia parroquial de Santa María para que levantaran acta de lo que vieren en el dicho templo el día 15 de Agosto, repitiendo la visita los días 16, 17, y 18, en la de San Vicente y resto de parroquias donostiarras.

 

     Estos escribanos certificaron en sus documentos la existencia de tres banderas colgadas con un cordel de las bóvedas de Santa María, a saber. En la central aparecían las Armas Reales de Su Majestad, y en las laterales las de la ciudad.

 

     "Que las precitadas dos banderas, son de tafetán blanco, con su cruz pintada artificialmente de color encarnado y tienen cada una, en sus dos caras, en campo azul, el escudo de armas de esta noble ciudad, compuesto de un navío navegando viento en popa, según su figurada representación, con sus dos S.S. en la vela de gavia mayor, y, en sus respectivas circunvalaciones, las inscripciones o letreros formados con pintura y letras mayores de molde, a manera de las de imprenta, que dicen así: "Nobleza y Lealtad Ganadas por Fidelidad" sostenidas de dos leones pintados también con color amarillo, y otros que completan las figuras para su mayor adorno".

 

     Esa cruz, según los trabajos de investigación realizados por el Sr. Marqués de Ciadoncha el año 1949, era llana, al no haber sido indicado por los escribanos ninguna otra característica identificativa. Pero esta característica rompería con la tradición de este país. Si analizamos las banderas de los más de ochenta pueblos existentes en la provincia, vemos que ninguna de sus banderas muestra una cruz llana, por lo que sería difícil que la de San Sebastián difiriera de las de sus vecinos. Si salimos de nuestra provincia, las dos capitales hermanas, Vitoria y Bilbao, muestran en sus banderas sendas cruces de borgoña, con sus escudos en el centro.

 

     Incluso el blasón de San Sebastián que se encuentra en la primera hoja del libro de mayordomía de la iglesia parroquial matriz de nuestra ciudad, ostenta en lo alto de sus mástiles banderas con cruces de borgoña. Así mismo encontramos ejemplos que reafirmarían esta hipótesis en el blasón grabado en el frente del libro del consulado de nuestra ciudad, o en la bandera mandada confeccionar por nuestro ayuntamiento para la proclamación de Isabel II.

 

     Todo lo expuesto anteriormente, añadido a las disposiciones mandadas por el rey Felipe V a favor de la bandera blanca con la cruz de borgoña y el escudo de la ciudad en el centro, parece decantar hacia este último tipo de cruz la bandera originaria de nuestra ciudad.

 

3.- LA ACTUAL BANDERA

     La creación de esta bandera hay que buscarla el día 30 de Julio de 1845, fecha en la que se emite una Real Orden, por la que se determinaba las banderas que las distintas provincias marítimas españolas debían arbolar, para diferenciar a los buques mercantes y sus procedencias, a la vista de los puertos.

 

     Anterior a esta bandera matrícula o contraseña naval, existió otra, creada por la Real Ordenanza de 1815. La de San Sebastián era:

 

     "Partida en tres triángulos, el superior y el inferior, que llevan un lado junto a la vaina, amarillos, y el central rojo".

LA VERDADERA BANDERA DE SAN SEBASTIÁN

     Pero volvamos con la que nos interesa, la blanquiazul.

 

     Esta bandera de matrícula naval, no era exclusiva de San Sebastián, ya que los puertos obligados a mostrarla en sus barcos se extendían desde la frontera francesa hasta Motrico. Buques de Hondarribia, Zumaya, Orio, etc, izaban la bandera matrícula que nos ocupa. (Datos obtenidos de la Colección Legislativa de la Sociedad Española de Vexilología).

 

     Habitualmente se ha dicho que la bandera que actualmente conocemos todos, la blanca con dado azul, se empleó, seguramente por primera vez, tras el incendio de 1813 en el que ardió la casa consistorial con todo lo que esta contenía. Entre los enseres perdidos se encontrarían las banderas de armas de la ciudad, por lo que el recurso más sencillo fue echar mano de la de matrícula de algunos de los veleros fondeados en el puerto. Esta teoría yo también la defendía como muy posible, pero el amable comentario de un lector de este blog, me hizo ver que no era posible. Entre la creación de las matrículas navales actuales, y el final de la Guerra de Independencia, median nada menos que treinta años. Este detalle tira por tierra esa posibilidad.

     Lo que si conocemos es que su uso empezó a popularizarse entre la población, sobre todo hacia la década de 1870.

 

 

LA VERDADERA BANDERA DE SAN SEBASTIÁN

Esta es la historia:

La corbeta "Conchita", de la que se conservaba una fotografía en el Museo del Aquarium donostiarra, efectuaba la ruta San Sebastián - La Habana, y cuando recalaba en nuestro puerto, tras el peligroso viaje, portando en su mástil la preceptiva bandera matricula blanquiazul, tenía la costumbre de arriarla y portarla junto a sus tripulantes, durante la celebración del regreso en las calles de nuestra Parte Vieja. Poco a poco la ciudadanía se fue acostumbrando a su uso, apareciendo en algún momento en los edificios públicos, hecho que causó la protesta de los pueblos costeros vecinos y autoridades marítimas. Esta sonora protesta, desconozco el motivo, desapareció definitivamente hacia 1930.

LA VERDADERA BANDERA DE SAN SEBASTIÁN

 

4.- LA BANDERA DE LA SALVE

     Todos los 15 de Agosto, la corporación del Ayuntamiento donostiarra desfila desde la actual casa consistorial hasta la Basílica de Santa María, en solemne procesión, tras una bandera de color morado.

 

     Es una bandera que muchos donostiarras confunden, pensando que es la antigua, la verdadera de nuestra ciudad. Se trata de la bandera que la Reina Gobernadora, Doña María Cristina, viuda del Rey Fernando VII, regaló al Batallón de Voluntarios de la Libertad de San Sebastián:

 

     "queriendo dar un público y distinguido testimonio de su Real aprecio a la benemérita Milicia Nacional de la Muy Noble y Muy Leal Plaza de San Sebastián, por haber sido la primera que se formó y organizó en España a vista de los rebeldes..."

 

     Esta bandera se confeccionó con cargo a la asignación disfrutada por la Reina María Cristina. Llegó a nuestra ciudad el 2 de Junio de 1837, permaneciendo guardada durante los períodos de paz en la casa consistorial.

LA VERDADERA BANDERA DE SAN SEBASTIÁN

     Fue utilizada en muchas celebraciones históricas acontecidas en nuestra ciudad por nuestro Ayuntamiento, como bandera oficial de la plaza, incluso durante los cinco años en que nuestro país se convirtió en República. Es más, en ese momento, exactamente en 1933. el alcalde republicano de San Sebastián, Sr. D. Fernando Sasiain, mandó restaurarla por los desperfectos que tenía como consecuencia del uso y del paso de los años.

 

5.- SITUACIÓN ACTUAL

     La oficialización por parte de nuestro Ayuntamiento de la bandera matrícula naval blanquiazul, y la no eliminación de la oficialidad de la anterior a 1813, la de las aspas de San Andrés, hace que nuestra ciudad tenga a día de hoy dos banderas oficiales, una la legítima y antigua, otra, consecuencia de la falta de rigor histórico por parte del Ayuntamiento de turno, y porqué no negarlo, de la popularidad y aceptación alcanzada entre los donostiarras, la blanca con el dado azul.

 

     El encaprichamiento de nuestros ediles municipales del s. XIX por la bandera regalada al Batallón de Voluntarios Liberales, y la popularidad alcanzada entre la ciudadanía de la que realmente era una simple bandera matrícula naval provincial, logra hacer desaparecer entre las brumas del tiempo, el recuerdo de la verdadera bandera de San Sebastián.

 

     En 1949, en el pleno municipal de San Sebastián del 20 de Diciembre se presentó un concienzudo estudio sobre la bandera, escudo, etc, realizado por J.J. Castañeda y Martín Augustí, en el que colaboraron grandes eminencias de su tiempo como D. José María Donosti, y D. Adrián de Loyarte, además de D. Marcelo Núñez de Cepeda (Archivero Diocesano de Pamplona), y D. Vicente Galvete Guerendain (Archivero Municipal de Pamplona). este estudio nació como consecuencia de un "duelo" en la prensa sobre el tema entre Donosti y Loyarte.

 

     Hace unos años, algunos donostiarras amantes de nuestra historia, como es el caso de mi ya desaparecido padre José Luis Leclercq, y Esteban Durán León, bloguero y estudioso de nuestra historia, presentaron al entonces Ayuntamiento un estudio histórico riguroso, acompañado de una petición formal, para que nuestra ciudad no perdiese uno de los elementos de su pasado, pero la solución por parte del consistorio fue rápida y chapucera. Este trabajo se basa en ese estudio.

 

     No estoy en contra de la actual bandera del dado azul, que incluso siento como mía, pero tampoco admito, como buen donostiarra que soy, que se relegue al olvido unos símbolos que mis antepasados defendieron y abrazaron como suyos.

 

José María Leclercq Sáiz

Valladolid a 4 de Octubre de 2015.

Published by comedurasdetarro - en HISTORIA de SAN SEBASTIÁN
Comenta este artículo
13 octubre 2015 2 13 /10 /octubre /2015 09:42

 

ENTERRAMIENTOS

de

OFICALES FRANCESES

durante el

SITIO de SAN SEBASTIÁN de 1813

 

Mucho se aventura sobre los posibles lugares donde se enterraron los muertos franceses que defendieron la ciudad de San Sebastián el verano de 1813, contra los ejércitos aliados españoles, británicos y portugueses. Hasta el momento nos hemos movido siempre en el mundo de las conjeturas, basando los posibles lugares en la lógica actual y pasada.

 

Esta lógica limitaría las posibles zonas en función de:

 

  • Que la zona estuviese protegida del fuego enemigo, y que este no obstaculizase y/o pusiese en peligro a los participantes.
  • Que dispusiera de espacio suficiente para poder realizar bastantes inhumaciones.
  • Relativamente apartada de la población, por motivos higiénicos y morales, ya que no deja de ser un acto con muchos sentimientos por parte de los compañeros de unidad.
  • De cómodo y rápido acceso para el transporte de los cuerpos.

 

Hasta ahora nunca se han tenido pruebas suficientes como para afirmar rotundamente, que en tal o cual lugar se enterraron franceses. No se han encontrado pruebas arqueológicas, ni tampoco documentales. Pero esta situación de ausencia total de datos ha cambiado hace poco tiempo con la publicación de las memorias de un oficial de uno de los regimientos que participó en el asalto a la ciudad.

 

La participación del 3º Batallón del 27º de Infantería de Línea británica (Inniskilling).

 

Tras el fracaso del asalto a la ciudad del 25 de Julio, Lord Wellington realizó un llamamiento al resto de unidades bajo su mando. Estaba muy enfadado por el comportamiento de los regimientos que atacaron la ciudad ese día 25, todos pertenecientes a la 5ª División. Quería formar un escogido grupo de ataque formado por 400 voluntarios de la División Ligera y de la 1ª y 4ª División Británicas.

 

Uno de estos regimientos a los que se les pidió voluntarios fue el 27º de Infantería de Línea,de la 4ª División, entre cuyos oficiales se encontraba el autor de esa memoria biográfica. Curiosamente, a pesar de la importancia actual de sus palabras para localizar el punto de enterramiento de los oficiales franceses, no participó en el asalto, por encontrarse de servicio en el momento en que se realizó el llamamiento a la unidad.

 

Transcribo literalmente los párrafos que nos interesan del texto, y después los analizaremos detalladamente.

 

Primera referencia a San Sebastián, fechada el 31 de Agosto de 1813.

 

August 31st

We had heard of an assault on St Sebastian, its failure, and that many Portuguese, of whom the storming party mainly consisted, were taken prisoners. This day Pollock received a letter from Weir, stating that Jack Harding, a Serjeant, and twelve men had marched to the second attack of St. Sebastian, being our quota of the number required from our Division by a letter from the Adjutant General to General Cole in which he states "by Lord Wellington's order, that 100 British, and 50 Portuguese are wanted to set an example to a Column of attack, in a point of great moment: but which only requires conduct to insure success!" This remarkable Order spoke His Lordship's chagrin at the failure of the first assault: and put every one concerned on their high mettle.

 

Harding was acting as Adjutant and therefore decidedly off the Roaster: but finding that the turn of duty came to his name, he was resolved to take it, regardless of our Colonel's remonstrance, and even solicitations. Had I been with the regiment, and Harding not taken the perilous duty, it would have fallen on me. General Sir Lowry Cole was excessively pleased that "A Forlorn Hope," should be called from His Division in such a manner. He inspected the marching off of the party: and shaking every Officer by the hand, desired them to remember the 4th Division!! The Light, and 1sts Divisions furnished the same complement.

 

En este párrafo hay que entresacar el "punto" de orgullo nacional, al achacar a los portugueses la responsabilidad del fracaso sufrido en el ataque del 25 de Julio. Para recalcar este pensamiento, se apostilla después de la frase en la que se señala el fallido intento, que cayeron muchos portugueses prisioneros, nada menos que 400, desviando de esta forma claramente la responsabilidad, o al menos, la parte de la misma que atañe a los británicos. Esta afirmación es del todo incorrecta.

 

También se menciona que un grupo de doce hombres con un sargento (1), y todos al mando de un tal Jack Harding (2), formaron la cuota de voluntarios pedida al regimiento 27º. Wellington quería una unidad de cien británicos y cincuenta portugueses para "enseñar a combatir" con valor a los hombres de la 5ª División.

 

Realmente el grupo de voluntarios estaba formado por cerca de 400 hombres. Se formó, como ya he señalado, con un llamamiento a todos los regimientos y unidades pertenecientes a la Ligera, 1ª y 4ª Divisiones de Infantería.

 

Si investigamos los muertos sufridos por el 27º regimiento en el asalto del 31 de Agosto, y los que recibieron posteriormente la Medalla General por Servicios en el Ejército con la barra "St. Sebastian", como poco encontramos 32 nombres, una cifra muy superior a la barajada por nuestro protagonista y los historiadores.

 

Nuestro oficial también nos cuenta que él no se pudo presentar por encontrarse de servicio fuera de la unidad, en el momento del reclutamiento. Y matiza nuevamente que de haber estado presente, ese honor le hubiera correspondido a él, en lugar de a Harding.

 

El General Sir Lowry Cole felicitó personalmente estrechando las manos de todos los oficiales de su 4ª división que partían voluntariamente para el ataque. Estaba muy orgulloso de que una unidad de "sin esperanza" o Folorn Howe se formara dentro de su división.

 

Segunda referencia a San Sebastián, fechada el 2 de Septiembre de 1813.

 

September 2nd.

Late this evening intelligence arrived of the taking of San Sabastián, in the afternoon of the 31st ult. The bells began to jangle immediately in the most absurd and discordant manner; resembling the Alarm of Fire in an English village. But yet, purchance the Spanish would say with the Portuguese, that "the English have fine bells, but know not how to ring them!" Lights were exhibited at every house; and bon fires on every street; with men, women, and children dancing to the monotonous beating of lozenge shaped tamborines covered on both sides; and singing their loyal airs; which want cadence; as much as their music, and variety as much as their dance! The step was 1:2:3.4 - 4:3:2:1 incessantly on the same spot. And the beat on the tamborine corresponded with tum pa-tum tum.

(...)

 

En este segundo punto, nos indica que tras la llegada de las noticias, dos días después de producido el ataque, en las que se informaba del éxito del mismo y de la toma de la plaza de San Sebastián, el pueblo donde se encontraba estacionado estalló de alegría. El incesante tañido de las campanas, que le recordaban las alarmas de incendio de su Inglaterra natal, todo era alegría, bailes, cantos y música de guitarras.

 

En el párrafo que vendría a continuación y que no transcribo, aflora nuevamente el ideario de superioridad social y cultural sobre el resto de pueblos, que tenían los británicos en aquellos años. Critica a los españoles, a sus costumbres y a su nivel cultural, pareciéndole incluso increíble que fuéramos una potencia en Europa hasta hacía pocos años.

 

Tercera referencia a San Sebastián, fechada el 3 de Septiembre de 1813.

 

September 3rd.

(...)

We, likewise, received particulars of the taking of San Sabastián; and had to mourn the loss of our highly esteemed friend Harding; of Kenyon the Volunteer, the adopted pet of my chum and self. Ten days after his death his commission as ensign was received! Had this arrived sooner he would have been saved!! Pollock felt as a brother the loss of his messmate Harding!! Another volunteer, who had been very recently attached to our regiment, was also killed. He had been one of the Senior Lieutenants in the Marines. He had been cashiered by an Order from the Admiralty for having been a second in a fatal duel at Portsmouth. Two very young officers, much attached to each other were drawn into an intrigue by an insidious and designing woman, the wife of an officer afloat. She so artfully cajoled the two youths, that each fancied himself the exclusively favoured paramour. One of them chanced to speak slightingly of the lady as she passed and distantly bowed to the two younkers. An altercation ensued; and a duel resulted, and the volunteer's friend was shot dead. Of our little devoted band, that is, poor Jack Harding, one Serjeant, 12 men, and two volunteers, only four survived!! Half way to the breach Jack was struck on the thigh by a grape shot. When he fell, his whole party halted, but Jack raised himself on his hands, and called out, Serjeant Achison what are you about, go forward, and do your duty! Look to the Castle on your Buttons, and prove yourself an Enniskillener!! This was like an electric shock, the Serjeant put his cap on his halberd, waving it, and shouting, gained the breach, and with three men survived to tell the sad history. The Colonel made him a Colour Serjeant for his brave conduct: but being of a volatile disposition he soon afterwards lost his colours.

 

Se lamenta de la muerte de Harding, y del voluntario Kenyon (3), este último parece ser que era su protegido dentro del regimiento. También mencionan otro voluntario (4) más, muerto en el asalto, que se había incorporado al regimiento recientemente.

 

En total, del grupo que salió del 27º Regimiento, compuesto por Harding, un sargento, doce hombres y dos voluntarios, afirma que únicamente regresaron cuatro. Incluso narra cómo fue alcanzado Harding en el muslo por un trozo de metralla, y que imposibilitado para seguir avanzando, gritó al sargento Achison (5) que siguiera adelante, cumpliendo con su deber.

Listado con los voluntarios muertos el 31 de Agosto (en rojo) y los que fueron condecorados con la MGS. Los cuadros coloreados corresponden a las acciones bélicas en las que estuvieron presentes.

Listado con los voluntarios muertos el 31 de Agosto (en rojo) y los que fueron condecorados con la MGS. Los cuadros coloreados corresponden a las acciones bélicas en las que estuvieron presentes.

En el gráfico superior muestro el listado de los 32 participantes en el asalto a la ciudad, pertenecientes al 27º Regimiento. Junto a los nombres, los rectángulos coloreados muestran las acciones en las que estuvieron presentes. Como se puede ver, tras la acción contra San Sebastián, hay muchas faltas en las operaciones posteriores. Es de suponer que estas sean consecuencia de haber resultado heridos en la acción y permanecer convalecientes en las fechas posteriores.

 

El hecho mencionado por nuestro narrador, indicando que solamente regresaron cuatro compañeros, y que en el gráfico sean 14 los que siguen activos para la acción del Nive, no quiere decir que todos ellos resultasen ilesos, pudiendo estar heridos de carácter leve. Ese combate se desarrolló 40 días después del ataque.

 

Cuarta referencia a San Sebastián, fechada el 5 de Octubre de 1813.

 

Esta es la más interesante, ya que nos menciona donde estaban enterrados y de qué manera, los oficiales franceses muertos durante su defensa de la ciudad de San Sebastián.

 

October 5th.

We ordered the baggage to take the direct road to Renteirea (Errenteria ?). And leaving our rural abode about 8.o.clo. made the best of our time to visit the ruins of the famed fortress of San Sebastian. The morning was most lovely and the blue sea bursting suddenly to our view after a few brief observations, wafted our thoughts our fond thoughts, to England, for some time.

 

We reached the spot where our Engineers first broke ground; which rising, did not, at first, require much labour to render the approaches safe. A large Convent on the right had been transmuted into a Fortress of considerable importance, as an advanced position. It was taken by Portuguese; and very much was said about their gallant conduct on the occasion. Within a few days the French recaptured it; and deserved infinite praise for the boldness of the attempt and the bravery with which they retained it.

 

This Convent, converted, rivetted our attention for some time, and we were surprised to see it still standing: we could not conjecture, why one brick was left on another, as our Lines so entirely commanded its situation. In our progress we could, by the Gabions still standing, mark the admirable position of our various batteries: all of which had a good command or range, until our lines reached the sea shore. When our Engineers advanced their approaches in rear of the Convent they exhumed many coffins of French Officers and place them in their ramparts; which being now levelled, these coffins were exposed to the weather, more or less. Our regrets and indignation were much excited, that these coffins had not be place in the trenches, and again buried. When we came in full view of the Fortress, we noticed that the sea wall on the East had been carefully repaired; to effect which, the workmen had cleared away and made use of chief of the materials battered down from the awful breaches, on which our own immediate comrades had died, and by which our brave soldiers had reached the heights. This circumstance was a great disappointment to us! For we had fully resolved to have secured our steeds, and with a melancholy satisfaction passed up over the footsteps of our lost comrades; and searched out the spots where our much lamented friend Jack Harding, poor Kenyon, and other brave fellow had died!!! The town showed all the horrors of a bombardment: excepting the houses under the Rock, on which the Citadel is built, which our guns could not reach, not one remained entire. They had been uniform and handsome; with stone basements, and had extensive and handsome balconies to the upper windows. The streets are parallel, and at right angles. We could not discover a land or alley anywhere.

 

The ascent from the town to the Citadel on the South side of the rock, was in Barbet: but the French built a parapet with flat loose stones, sufficiently high to secure all passes up and down. When ascending this road we arrived at the fatal South East angle commanding the main breach, from whence the besieged incessantly poured forth death and destruction on their assailants. This parapet originally had but one large gun: in consequence of our attack, however, it became a most important place, and the French, by cutting into the face of the rock, and other expedients, established three twenty-four-pounders, on traversing carriages. These kept up such an unceasing fire, that their touch-holes, the size of this quill with which I am writing, were fused, like holes in a honey-comb; which admitted my four fingers! The centre gun was dismounted and burst, by one of our shots sticking in its muzzle. From this spot we had a full view of the Breach; and well contented that our turn of duty had not forced us into it. I reflected upon it with acute feelings for had I been with the Regiment, and Harding availed himself of his office as Acting Adjutant I must have risked my life there. Approaching the Castle we had a view of the North side of the Rock furrowed by the shot and shells from our guns which had passed over the Citadel: to which the Garrison retired, after our troops had taken possession of the town; but next day surrendered. And well they might! Their ammunition was exhausted we their flour magazine no longer proof against the weather, and the few remaining bags were so mouldy that they could not be lifted.

 

On passing through the different apartments of the Castle we were surprised to observe how remarkably thin the walls of the upper rooms were. We could distinctly perceive that our balls, from our batteries, and also from our ships in the bay, had passed directly through both walls although so elevated. Every room had from two to six perforations of this kind; excepting the Donjon; which being in the rock, had escaped. The 400 Portuguese taken prisoners by the French when they recaptured the Convent, were confined in the upper part of the Castle: sixty of whom were killed by out shots. Having attentively surveyed the fortifications collectively we were strongly inclined to the opinion, that the Engineer who constructed these works, relied too much on the appeared strength of the conical shaped rock. For had it not been the additions which the French made in various parts the capture would not have cost us so dearly. It will be many years ere this town and fortress can be restored to their original grandeur and importance. On leaving San Sebastian we passed by the route along which poor Jack Harding and his gallant party must have advanced to their death beds.

 

Se trata de la narración de una excursión que hace a San Sebastián ese día, aprovechando que se encontraba en Rentería, y el día era climatológicamente inmejorable.

 

Los datos no se ajustan completamente a la realidad de los hechos acontecidos, por haber muchos detalles erróneos. Queda claro que no es un testigo presencial, y que lo que nos cuenta es lo que a su vez, a él le han contado.

 

Primero nos narra que se acercan a la brecha abierta por los ingenieros, que supongo se tratará de la brecha principal. Delante de la misma se tenían que ver los daños causados por las tres minas explotadas justo antes del comienzo del asalto, obra del Real Cuerpo de Ingenieros. Todos los demás daños son consecuencia del feroz bombardeo de la artillería aliada.

 

A la derecha de esta brecha nos sitúa un convento que según cuenta fue fortificado por los defensores, actuando como posición avanzada. Se trataría del convento de San Telmo, situado a la derecha de la brecha más pequeña. Esta confusión es posible, al encontrarse tan destruido el murallón de la Zurriola, que sería difícil para alguien que no estuvo allí, diferenciar ambas brechas. La zona de la segunda brecha, la más cercana a San Vicente fue fuertemente defendida por los franceses contra los avances de las tropas portuguesas que habían vadeado el Urumea. En algún relato se habla de hasta trece intentos de avance rechazados. Por mencionar la posición del convento, las vistas que desde el lugar tenían de las baterías aliadas y de los gaviones que las fortalecían, y la importancia de las unidades portuguesas atacándolo, no me cabe duda de que se trata del convento de San Telmo, a pesar de algunas incorrecciones sobre cómo transcurrieron los hechos.

 

Y ahora viene lo más interesante. Nos menciona que en los trabajos realizados por los ingenieros para avanzar sus trincheras por la parte trasera del convento, estos se encontraron con muchos ataúdes de los oficiales franceses, que una vez exhumados, fueron incorporados a los improvisados muros de defensa. Los cadáveres de los franceses fueron, y parece ser que seguían, expuestos a la intemperie, hecho que indignó al grupo de oficiales que realizaba la visita.

 

Cuando la ciudad fue tomada y los franceses se retiraron a las fortificaciones del monte Urgull, toda la línea de edificaciones que se salvaron del incendio, y cerraban la plaza en su parte más cercana al monte, se convirtieron en primera línea de combate. Según nos indica el relato, parece que los Reales Ingenieros comenzaron a avanzar mediante trincheras hacia las defensas francesas, desde el convento de San Telmo, utilizando cuanto estaba en sus manos, para protegerse de los disparos de los voltigeurs enemigos.

Señalado en rojo el lugar aproximado donde fueron enterrados los oficiales franceses caidos en combate hasta el 30 de Agosto de 1813.

Señalado en rojo el lugar aproximado donde fueron enterrados los oficiales franceses caidos en combate hasta el 30 de Agosto de 1813.

Es decir, que la trasera del convento de San Telmo fue utilizada para enterrar a los oficiales franceses, metidos en ataúdes individuales, durante el bombardeo y defensa de la ciudad. Este enclave se encontraba algo alejado de las brechas principales, a la vez cerca de la iglesia de San Vicente, que había sido convertida en un hospital de sangre.

 

Esa trasera del convento (señalada en rojo en el plano superior), coincidiría con la actual ampliación del Museo Municipal de San Telmo. Ese sería, en definitiva, uno de los cementerios militares franceses durante el sitio.

1.- Posición de la brecha pequeña.

2.- Convento de San Telmo.

3.- Claustro y huertas.

 

Actualmente no quedaría nada del mismo, como consecuencia de las continuas obras y remodelaciones realizadas en el lugar. Desconozco si en la excavación arqueológica realizada antes de la construcción de esa ampliación aparecieron restos de ese improvisado cementerio militar.

Fotografía J. Chanca (2007)
Fotografía J. Chanca (2007)

Fotografía J. Chanca (2007)

 

En las dos fotografías superiores (Autor: J. Chanca), realizadas en 2007, se puede ver, en primer lugar, la zona donde estaría el cementerio, en su parte más cercana a la plaza de La Trinidad, ya desaparecida su parte más superficial por la acción de las excavadoras. La segunda es el lugar exacto, ya excavado, donde se situarían con toda probabilidad las inhumaciones.

Gráfico realizado por Fundación Arquía.

Gráfico realizado por Fundación Arquía.

En el gráfico superior se ve señalado con una flecha roja el emplazamiento exacto donde se situaba el cementerio de oficiales franceses dentro de un contexto arquitectónico actual. (Dibujo levantado por la Fundación Arquía).

 

Las brechas estaban siendo urgentemente reparadas, para lo que se reutilizaron los materiales caídos como consecuencia del bombardeo, y que habían servido para escalar las violaciones a los atacantes. Parece ser que ya no quedaba casi nada de esas rampas de escombros que fueron testigos de tantas muertes.

 

Tras la visita a la ciudad, comienza la ascensión al monte Urgull. Pasan varias traviesas realizadas con piedras sueltas por los franceses hasta llegar a la batería del Mirador, donde los defensores emplazaron tres piezas de 24', de las cuales la del medio fue destruida por el impacto de un proyectil que la acertó en pleno hocico. Al contemplar desde esa posición las brechas, llegó a pensar que estaba vivo gracias a haber estado de servicio el día del reclutamiento. Casi con toda seguridad, de haber sido él y no Harding el elegido, ahora estaría muerto.

 

En la parte superior del castillo se sorprenden por la delgadez de los muros de toda la zona residencial. Las paredes se encuentran perforadas por los proyectiles de artillería británica, y por ese motivo, cada habitación tiene entre dos y seis agujeros en sus paredes.

 

Indica que los 400 prisioneros portugueses tomados en el fracasado asalto del 25 de Julio, fueron confinados en esta parte del castillo, por lo que sufrieron unas setenta bajas por fuego amigo. Recuerdo que este dato es del todo incorrecto. Los prisioneros capturados tras el ataque del 25 de Julio pertenecían a las dos nacionalidades, y si, en efecto, sufrieron bajas por el llamado "fuego amigo", pero no en la parte alta de la fortaleza. Los hechos ocurrieron en la zona cercana a la Batería de Bardocas.

 

Finalmente, indicaré de donde salen todos estos datos.

 

La Editorial Gareth Glover ha publicado el año 2011 las memorias del Teniente Charles Crowe (7), con el título "An Eloquent Soldier. The Peninsular War journals of Lieutenant Charles Crowe of the Inniskillings. 1812 - 1814".

 

(1).- Sargento Ronald McDonald.

Medalla por Servicios Generales en el Ejército por Bussaco, La Albuera, Badajoz, Vitoria, Pirineos, San Sebastián, Nivelle, Nive, Orthez y Toulouse.

(2).- Teniente Frederick Harding.

Alférez del 27º desde el 1 de Septiembre de 1808.

Teniente del 27º desde el 30 de Abril de 1812.

Sirvió en la Península desde Julio de 1809 hasta su muerte el 31 de Agosto de 1813.

Veterano de Bussaco, Olivenza, 1º Badajoz, Badajoz, Castrillo, Salamanca, Vitoria, Pirineos y San Sebastián.

(3).- Voluntario George Kennion.

Voluntario del 3º Batallón del 27º Regimiento de Infantería de Línea.

(4).- Voluntario John Causton.

Voluntario del 3º Batallón del 27º Regimiento de Infantería de Línea.

(5).- Desconocido.

(6).- Teniente Alexander Nixon.

Nombrado Teniente del 27º Regimiento el 30 de Abril de 1813.

Sirvió en la Península de Enero de 1813 hasta el 14 de Abril de 1814.

Medalla General por Servicios en el Ejército por Vitoria, Pirineos, San Sebastián, Nivelle, Nive, Orthez (herido) y Toulouse.

(7).- Teniente Charles Crowe.

Alférez del 48º Regimiento de Infantería desde el 14 de Agosto de 1811.

Teniente del 101º Regimiento de Infantería desde el 24 de Febrero de 1812.

Teniente del 27º Regimiento de Infantería desde el 14 de Enero de 1813.

Sirvió en la Península de Diciembre de 1812 a Enero de 1813 con el 48º Regimiento, y de Febrero de 1813 a Abril de 1814, en el 3º Batallón del 27º Regimiento.

Veterano de la Batalla de Vitoria, Pirineos y Toulouse.

Posteriormente sirvió en la Guerra contra los Estados Unidos de América (1814).

Había nacido el 1 de Marzo de 1785.

Se casó con Elizabeth Thomas el año 1818. No tuvieron descendencia.

Falleció el 15 de Junio de 1855, y fue enterrado siete días después en la iglesia de St. Mary's, de Coddenham.

 

Valladolid, a 19 de Septiembre de 2015.

José María Leclercq Sáiz.

Ver comentarios

Published by comedurasdetarro - en EL ASEDIO DE SAN SEBASTIAN
Comenta este artículo

De Qué Va Esto?

  • : PONIENDO ROSTROS
  • PONIENDO ROSTROS
  • : CURIOSIDADES Y FOTOGRAFIAS RELACIONADAS CON LA HISTORIA ANECDOTAS DE MI CIUDAD SAN SEBASTIAN ARTICULOS E INVESTIGACIONES SOBRE TEMAS HISTÓRICOS DEL CASTILLO DE LA MOTA DE SAN SEBASTIAN - DONOSTIA.
  • Contacto

Me Presento

  • comedurasdetarro
  • Mi Nombre:
JOSÉ MARÍA LECLERCQ SÁIZ
Arqueólogo por titulación, historiador por afición.
  • Mi Nombre: JOSÉ MARÍA LECLERCQ SÁIZ Arqueólogo por titulación, historiador por afición.

COLABORACIONES CON MEDIOS

220px-Captain Sir George Ralph Collier

He sido invitado al programa "La Mecánica del Caracol" de Radio Euskadi, para aportar mi visión diferente del Asedio de San Sebastián de 1813 y del Cementerio de los Ingleses del Monte Urgull de la Capital donostiarra.

 

Aquí os dejo el enlace: (es a partir del minuto 26)

 

http://audios.ak.cdn.eitb.com/multimedia/audios/2013/09/05/1183446/20130905_17290709_0006216797_002_001_MECANICA_5_9.mp3?__utma=197087544.815877857.1378409429.1378409429.1378454323.2&__utmb=197087544.2.10.1378454323&__utmc=197087544&__utmx=-&__utmz=197087544.1378454323.2.2.utmcsr=eitb.com|utmccn=%28referral%29|utmcmd=referral|utmcct=/es/radio/radio-euskadi/programas/la-mecanica-del-caracol/&__utmv=-&__utmk=131552463

Busca Y Encontrarás

Páginas